Acepta Graco que no ha podido lograr paz ni seguridad en Morelos

martes, 1 de octubre de 2013
XOCHITEPEC, Mor. (apro).- Al rendir su primer informe de gobierno, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, aceptó que su administración no ha logrado la paz ni la seguridad que los ciudadanos piden, pero destacó que sí hay avances en la construcción de un gobierno más democrático. Además, no dejó pasar la oportunidad para nuevamente reconocer al presidente Enrique Peña Nieto por su paciencia en la construcción de acuerdos en el Pacto por México. El mandatario perredista aseguró que a su llegada al gobierno los cuerpos policiacos estaban involucrados con el crimen organizado y la justicia no se aplicaba para todos los ciudadanos. “Ahora mi gobierno no es cómplice ni omiso”, sostuvo. “El que proteja delincuentes será tratado como delincuente”, subrayó. Muestra de que los agentes ya no están coludidos, aseguró, es el descabezamiento de los dos principales líderes de los cárteles que operaban en Morelos (Los Rojos y Guerreros Unidos), que se movían con toda libertad por el territorio con la complicidad de elementos y mandos. Adelantó que ahora su gobierno va por los siete delincuentes más peligrosos del estado. “Desde aquí les digo que vamos por ellos, los vamos a encarcelar”. Parte de la estrategia de paz y seguridad, dijo, es la beca-salario que logró colocar a Morelos como el estado con más jóvenes becarios que sicarios, a los que mensualmente se les entrega su apoyo económico desde el pasado mes de agosto. Además resaltó que ahora son más conciertos y actividades culturales que hechos delictivos; incluyen actividades deportivas en las colonias más peligrosas de todo el territorio estatal, para reconstruir el tejido social. A pesar de que aceptó que su gobierno “no ha logrado la paz y seguridad” que los ciudadanos reclaman, estableció que su gobierno va ganando la batalla al crimen con la recuperación de espacios públicos en las zonas de mayor criminalidad. En el Centro de Convenciones de Xochitepec, el mandatario estatal negó que haya acarreados y presumió que mientras en el país existe un crecimiento económico de 2% en Morelos se le ha dado la vuelta a la mala situación y logró casi 3%. El crecimiento se debe, explicó, a los 20 mil millones de pesos que se invierten en la construcción de una termoeléctrica y el gasoducto en la comunidad de Huesca; a la ampliación de la autopista Siglo XXI en su tramo la Pera-Cuatla, y próximamente la licitación del segundo piso en el libramiento de la Autopista México-Acapulco. “Vamos a tener un Morelos moderno como Puebla y Querétaro”, prometió. El gobernador insistió en defender el Pacto por México, del que admitió no están convencidos muchos de sus compañeros de partido, que lo han “condenado” a la hoguera por defenderlo aquí y en todos lados. Dijo no avergonzarse de ser “pactista” y nuevamente se declaró a favor de la reforma hacendaria propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto. “No nos perdamos en la discusión de gravar las colegiaturas y comidas para mascotas; se está quitando el régimen especial para grandes contribuyentes… Se gravarán transacciones en casas de bolsa. Cómo se puede estar en contra de eso, son propuestas progresistas”, remarcó Graco en su informe. Bajo un fuerte dispositivo de seguridad se realizó el informe del gobernador pasadas las 12:00 horas. Al informe no acudieron los dirigentes nacionales del PRD, sólo el exsenador y aspirante a la dirigencia nacional, Carlos Navarrete.

Comentarios