Padre de víctima de 'monster truck' acusa a autoridades de negligencia

domingo, 13 de octubre de 2013
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- El padre de una de las niñas que falleció en la tragedia del Extremo AeroShow el pasado sábado 5 de octubre, Paulina Santos Luna, de 6 años, exigió a las autoridades municipales que autorizaron el evento asumir su responsabilidad porque quisieron ganar más dinero. En un mensaje dirigido a un medio de comunicación local, Santos criticó que el gasto que hicieron las autoridades para la transición de poderes fue mayor al que realizaron para apoyar a las víctimas, ya que para los funerales la Fiscalía sólo les dio 15 mil pesos, sin ayuda para sepultarlos. “La pérdida de mi princesa me afectó. En ese evento mi esposa y mi hijo sufrieron un impacto muy fuerte al ver destrozada a mi pequeña, al decir destrozada lo digo literalmente, mi intención es que no se desvíe la atención”. Dice que el ayuntamiento puso moños negros en sus edificios en señal de luto y en apoyo a las personas fallecidas, pero ninguna instancia acudió con ellos para dar las condolencias, sólo se preocuparon por deslindarse, acusó. “Pido que las familias dolientes y a todas las que estuvieron presentes y expuestas, que la justicia evite de cualquier forma que se vuelva a exponer la integridad de cualquier menor o adulto por la ignorancia y nepotismo”. Señaló que por querer ganar dinero fácil provocaron la tragedia y agregó que a nadie, en pleno conocimiento, pueden obligar a actuar por omisión porque se convierte en cómplice. Invitó a conocer quién era su niña, su princesa como la llama, y exigir a las autoridades justicia para evitar que vuelva a suceder una situación similar. “Si permitimos el circo, seguirá habiendo negocios fáciles y muertes de niños”, expresó Santos. Mientras tanto, en la funeraria Nuevo Amanecer los cuerpos de otros dos niños, Diego y Julia Tarango Holguín, de 7 y 11 años, esperan a que su madre salga de terapia intensiva para ser sepultados. Su papá Héctor Tarango ha permanecido al lado de su esposa Adriana Holguín Rodríguez, de 30 años, quien aún permanece en el hospital.

Comentarios