Justifican venta de su hija en $65 mil, por usos y costumbres

lunes, 14 de octubre de 2013
TIJUANA, B.C. (apro).- Para la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) la venta por 65 mil pesos que denunció Alma Delia, realizada por sus padres y que fue tipificada de manera inicial como trata de personas, en realidad es un asunto de entrega de la “dote” y corresponde a usos y costumbres del lugar de origen de la adolescente. Pese a la transacción monetaria de sus padres, Alma Delia huyó por el dolor físico y emocional que le provocó tener relaciones sexuales. Florentina, madre de la menor de edad, justificó la solicitud y entrega de dinero a cambio de su hija por tratarse de una costumbre prevaleciente de una comunidad cercana a Chilpancingo, Guerrero, de donde provienen, y que consiste en donar un dinero como recambio para proceder a la unión matrimonial. El sábado 12, la Policía Municipal de Tijuana rescató de la calle Las Aves de la colonia El Altiplano a una muchacha de 14 años, quien era trasladada a la fuerza por su madre. Alma Delia entonces narró que sus papás la entregaron a los padres de Zacarías, un joven de 18 años, a cambio de 65 mil pesos. Sin embargo, una fuente de la PGJE “aclaró” que la menor de edad mintió porque “no le gustó tener relaciones sexuales con su novio” y que en su declaración ante el agente del Ministerio Público de Delitos Sexuales aceptó la versión de su madre sobre la “dote”. Una vez entregado el dinero, la adolescente fue enviada a la casa de Zacarías –ahí habitan el joven, sus padres y tres hermanos menores–, de donde huyó por oponerse a mantener relaciones sexuales. Al llegar a su casa, su madre le recriminó su actitud y trató de regresarla para respetar el trato, razón por la que Alma Delia se dio a la fuga para refugiarse con una vecina. Dos días después la madre la localizó y, al tratar de regresarla a casa de Zacarías, fue detenida por policías municipales ante la denuncia que presentaron varios vecinos. Sin considerar que en el marco jurídico de Baja California no existe la figura de “usos y costumbres”, agentes de averiguaciones previas de la PGJE señalaron que no había delito que perseguir, ya que no hubo venta y, en su caso, se tendría que regresar “la dote” a la familia de Zacarías. Historia inédita La historia registrada en Tijuana, donde una adolescente fue rescatada porque sus padres biológicos la entregaron por 65 mil pesos, es un caso inédito en esta entidad. Alma Delia, de sólo 14 años, se refugió en casa de una vecina de la delegación municipal La Presa de esta frontera, donde denunció que sus padres realizaron la transacción con los padres de Zacarías. Ella dio a conocer que a mediados de agosto escuchó una conversación entre sus padres Florentina y Francisco, donde acordaron solicitar un dinero para entregarla a los padres de un joven con quien había sostenido una relación sentimental. Unos días después se llevó a cabo una reunión entre su madre y los señores Rosa y Salvador, quienes sacaron dinero de una bolsa de plástico para advertir: “Aquí están los 65 mil pesos que pidió por su hija”. Florentina contó cada uno de los billetes y se comprometió a entregarles a Alma Delia, producto del acuerdo entre adultos y considerando que se trataba de una mujer “en edad de contraer matrimonio”.

Comentarios