Gobernador de Chihuahua deja plantados a activistas

miércoles, 2 de octubre de 2013
CHIHUAHUA, Chih., (apro).- El gobernador César Horacio Duarte Jáquez dejó plantados a embajadores y representantes de organizaciones civiles que abrieron una oficina en esta ciudad de las Brigadas Internacionales por la Paz (PIB, por sus siglas en inglés). La organización internacional decidió abrir sus oficinas en esta ciudad porque la entidad se encuentra entre las primeros cinco con mayor riesgo para la defensa de los derechos humanos, junto con el estado de Coahuila. Operará inicialmente con tres personas, pero en diciembre próximo sumarán siete activistas más que caminarán al lado de quienes defienden los derechos humanos y dialogarán con autoridades locales, nacionales e internacionales, con el fin de abrir espacios seguros de participación para activistas locales, explicó Ben Leather,  coordinador de Incidencia y Relaciones Púbicas de PBI México, Explicó que en el país tienen 12 años, principalmente en los estados de  Oaxaca y Guerrero y el Distrito Federal. El año pasado, dijo, realizaron una misión exploratorio para elegir la sede de su nueva oficina y después de valorar la situación de defensores de Coahuila y Chihuahua, decidieron abrir la sede en la esta capital. Según Leather, la fuerza del PIB está en el terreno porque trabajan con las organizaciones civiles y por la presencia internacional en México con cuerpo diplomático, y buscarán que parlamentarios de otros países conozcan la situación, se pronuncien para que presionen y que la situación cambie. En la inauguración de su nueva sede, Rubens Carvalho, coordinador de comunicación de PBI México, explicó que la decisión de abrir el equipo es resultado de la misión exploratoria a varios estados de la República mexicana, realizada en el 2012 y como respuesta a un aumento de peticiones de acompañamiento internacional desde la sociedad civil. La decisión fue respaldada por  Javier Hernández, representante de la Oficina en México del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (OACNUDH), que sitúa a Chihuahua y Coahuila entre los cinco estados más peligrosos de México para defender los derechos humanos. Los activistas esas dos entidades sufren ataques, amenazas, hostigamiento, vigilancia, agresiones físicas y criminalización por su trabajo. El sacerdote Javier El Pato Ávila, representante de la Red TdT y de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos (Cosyddhac), lamentó la ausencia del gobernador. “En la vida hay prioridades y no somos prioridad para el gobierno. El mensaje es duro, pero nos fortalecen más de lo que se imaginan. No necesitaos que nos hagan visibles, porque nuestro trabajo avala nuestra historia”, dijo. Amador Sánchez Rico, embajador de la Unión Europea en México, manifestó la disposición del organismo para apoyar a los defensores y reconoció que escuchó testimonios desgarradores, a la vez que ofreció los proyectos en los que pueden participar las organizaciones. Los representantes de PIB informaron que uno de los casos que tienen registrados  es el de Paloma Escobar Ledezma, desaparecida y asesinada en el 2001. Este caso derivó en una recomendación de la CIDH por el manejo que se le dio a la investigación. Además, destacaron que las agresiones físicas y la criminalización de los defensores de derechos humanos han dejado cinco mujeres asesinadas en Chihuahua y 12 que han abandonado el país por inseguridad. El PBI es una organización internacional no gubernamental creada en 1981 y registrada ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde 1991, que mantiene equipos de acompañantes internacionales en áreas de conflicto, siempre a petición de las organizaciones de los propios países.

Comentarios