Sin control, fuga de gas en pozo de Tabasco

miércoles, 30 de octubre de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Indígenas chontales que viven en las inmediaciones del pozo Terra 123 que desde el pasado domingo se encuentra envuelto por el fuego a causa de una fuga de gas trataron de agredir al alcalde perredista del municipio de Nacajuca, Pedro Landero, porque no ha hecho nada para remediar la situación. Los habitantes de la comunidad de Oxiacaque, Nacajuca, donde se ubica el pozo, están preocupados y molestos porque el pozo sigue envuelto por las llamas y funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) aseguran que “no pasa nada” y que no hay riesgo para la población. Sin embargo, la mañana de este miércoles colapsó la torre de perforación y se avivó el incendio que se pretende controlar con cuatro cortinas de agua, lanzadas por equipos especiales. Sin posibilidad de acercarse al lugar del siniestro, trascendió que arribó a la zona el director de Pemex Exploración y Producción, Carlos Morales Gil, para supervisar las maniobras de control del incendio por parte de especialistas, quienes  consideraron que no hay riesgo para la población, ya que el pozo se ubica en una zona pantanosa y no hay instalaciones de ductos. Para protección de la población, se diseñaron tres cordones de seguridad con los elementos del Ejército, Marina y especialistas de Pemex que intentan colocar una campana de entre 15 y 20 toneladas para sellar el pozo. Asimismo, perforar un pozo alterno para desviar el flujo del hidrocarburo (gas, aceite y agua) que se descubrió en la zona. El secretario de Gobierno, César Raúl Ojeda Zubieta, acompañado del alcalde de Nacajuca, Pedro Landero, visitaron la zona, pero los pobladores reclamaron airadamente, jalonearon y trataron de agredir al edil porque, denunciaron, los mantiene desinformado sobre los riesgos que corren por el pozo siniestrado. Policías, con disparos al aire, controlaron la situación e impidieron la agresión, aunque algunos uniformados sí alcanzaron algunos golpes. El alcalde dijo que no fue “nada grave y no pasó a mayores”, y que pidió a la población no dejarse engañar “por quienes solo buscan satisfacer intereses personales y se aprovechan de la situación”. “Nos encontramos físicamente bien, al igual que dos de los elementos de seguridad pública que fueron agredidos por algunas personas”, reprobó y condenó que gente “sin escrúpulos quieran capitalizar política y económicamente el siniestro”. Responsabilizó a Pemex de lo que le ocurra a la población ante falta de información y propuso que, de manera urgente, debe instalarse una mesa de trabajo con participación de delegados de las comunidades afectadas, representantes del gobierno del estado y autoridades municipales, “para que podamos darle certidumbre y seguridad a la población”, puntualizó. “Pemex tendrá que pagar por las afectaciones y no vamos a permitir que siga regateando y negándose como lo ha hecho, además de que tiene que darle al municipio lo que por derecho le corresponde para promover el desarrollo social, porque no es posible que siga explotando nuestra riqueza petrolera y nos siga dando migajas y afectando el medio ambiente, las tierras y la salud de la gente”, advirtió. “Estamos apostándole al diálogo y al entendimiento institucional, pero si tenemos que emprender acciones con la población para que Pemex asuma su responsabilidad por lo sucedido y pague las afectaciones, nos vamos a  movilizar  y plantarnos en sus instalaciones”, sentenció.

Comentarios