Exigen esclarecer casos de muertes maternas en hospitales públicos

martes, 19 de noviembre de 2013
OAXACA, Oax. (apro).- La prematura muerte de Bonfilia Hernández López, una auxiliar de enfermería que presentó complicaciones durante el parto en el hospital rural del IMSS-Oportunidades de Santiago Jamiltepec, generó “una profunda indignación por representar una muestra más de violación a los derechos humanos, así como la exigencia para el esclarecimiento del caso y el resarcimiento del daño”. El Observatorio de Mortalidad Materna y los Comités por una Maternidad Segura en México y en Oaxaca exigieron la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), así como de los Servicios Estatales de Salud y de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca para que coadyuven en el esclarecimiento del caso de Bonfilia, así como el de una mujer tzotzil de Palenque, Chiapas. Las ONG consideraron que se deben investigar las circunstancias en que ocurrió la muerte de Bonfilia y que los Servicios de Salud de IMSS-Oportunidades cumplan con la indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición de esos casos. También precisaron que Bonfilia falleció el sábado 19 de octubre en el hospital rural del IMSS-Oportunidades 35 de Santiago Jamiltepec, por presuntas complicaciones durante el parto. La empleada de los servicios estatales de salud, recordaron, ingresó caminando al hospital rural del IMSS para atenderse de parto natural y murió por complicaciones durante el alumbramiento. El fallecimiento de la mujer de 29 años, quien dejó en la orfandad a tres niños, ocurrió a 15 días de la muerte, también por causas maternas, de la chiapaneca Susana Hernández. La indígena tzotzil ingresó el viernes 4 de octubre al Hospital de la Mujer de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, para trabajo de parto, sin embargo, fue hasta la madrugada del domingo 6 cuando personal médico informó a la familia que la mujer había sido sometida a una cesárea con éxito, no obstante, horas más tarde fue declarada muerta. Peor aún, la administración del hospital sólo informó a los familiares que la muerte de Susana no fue responsabilidad de los médicos que la atendieron. Pese a que las ONG solicitaron a las autoridades de Salud federal y estatales tomar cartas en ambos casos, hasta la fecha no han tenido una respuesta. Los casos de Bonfilia y Susana, advirtieron, “no han recibido respuesta concertada de las autoridades estatales y federales que lleve a la solución de los problemas que determinaron el fallecimiento prematuro y trágico de estas mujeres”.

Comentarios