Exigen alerta de género en Chiapas... gobierno responde con flores y bolsas

lunes, 25 de noviembre de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- A la exigencia de activistas para que en la entidad se declare alerta de género, el gobierno de Manuel Velasco respondió, a través de la Secretaría para el Empoderamiento de la Mujer (Sedem), con la entrega de flores y bolsas de mandado. En sentido contrario a otros años, donde han establecido la campaña No queremos flores, queremos respeto, este lunes 25 la titular de la Sedem, Sasil del León Villard, ordenó a todo su personal salir a uno de los principales cruceros vehiculares para que, durante dos horas, repartiera trípticos sobre la campaña en contra de la violencia hacia las mujeres. Lo que irritó a algunas empleadas es que debían regalar flores a las mujeres que ahí pasaran en sus autos, así como darles una bolsa para el mandado y, sobre todo, se les exigió decirles “¡Felicidades!”. “¿Si estás es una campaña por la eliminación de la violencia contra las mujeres, todavía tenemos que decir ‘felicidades’? ¿De qué se trata?”, cuestionó dijo una de las burócratas que, a regañadientes obedeció, las órdenes de Sasil del León. Previo al volanteo en el crucero, los trabajadores de la Sedem colgaron una lona en el puente peatonal para recordar la campaña que realizaban sobre la vía sus compañeros en medio del tránsito vehicular. Este lunes activistas, estudiantes, fotógrafas, artistas plásticos y músicos, entre otros, así como el Grupo de Mujeres de San Cristóbal de las Casas AC (Colem), Centro de Derechos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba), Centro de Investigación y Acción para la Mujer Latinoamericana (CIAM), Red de Mujeres Chiapanecas contra la Violencia y Red Mesoamericana Mujer Salud y Migración, exigieron al gobierno de Velasco Coello declarar alerta contra la violencia de género en la entidad. Al reclamo, plasmado en un desplegado, se sumaron Centro de Atención a la Violencia Familiar (Cavif), Skolta´el Yu´un Jlumaltic AC (SYJAC), Colectivo Brigada Feminista por la Autonomía, Formación y Capacitación (Foca), Casa de la Mujer de Palenque, Save the Children AC, Melel Xojobal AC, Desarrollo Económico Social de los Mexicanos Indígenas AC (DESMI), Casa Gandhi y Centro Cultural Edelo, Espacio Cultural y el grupo El Paliacate. Las ONG denunciaron “la incesante violencia hacia las mujeres en Chiapas y las diferentes formas de violencia feminicida y su conclusión extrema: el feminicidio”. Esta violencia, acusaron, florece en un entorno sexista, clasista y racista que coloca en un mayor estado de vulnerabilidad a las mujeres de zonas rurales pobres. “El feminicidio es un crimen de odio hacia las mujeres y a todo lo que representa lo femenino, por tanto debe ser atendido como un problema social y estructural que amenaza los derechos y libertades de todas las mujeres, sin importar su posición económica, nivel académico, profesión, origen étnico o nacionalidad”. Los activistas recordaron que en lo que va del año suman 84 los casos de feminicidio; de ellos, 71 fueron asesinatos violentos, es decir, casi 85%. Los feminicidios se concentran en las ciudades más importantes del estado: Tuxtla Gutiérrez (21%), Tapachula (12%), Comitán (6%), Ocozocoautla (5%) y San Cristóbal de Las Casas (4%). Además, refirieron que las edades de las víctimas oscilan entre los 21 y 30 años, es decir, se trata de mujeres en edad productiva y reproductiva. En tanto que las agresiones producidas en sus cuerpos son mayoritariamente el resultado de violencia sexual: golpes, torturas, violaciones, mutilaciones, desmembramientos y desnudez, hechos que reflejan un alto nivel de odio y saña por lo femenino. Los cuerpos de las mujeres, explicaron, se han encontrado en espacios privados (domicilios), lo que evidencia que la mayoría de las muertes pudieron haber sido evitadas, pues fueron perpetradas por las parejas sentimentales de las víctimas. En menor proporción se encontraron en espacios públicos como márgenes de ríos y arroyos, carreteras y caminos de terracería, barrancos, basureros y vías del ferrocarril.

Comentarios