Caen siete empresarios por simular ventas al gobierno de Guanajuato

jueves, 28 de noviembre de 2013
GUANAJUATO, Gto., (apro).- Agentes ministeriales detuvieron a siete socios de tres empresas privadas acusadas de defraudar al gobierno por un monto de 27 millones de pesos, al simular la venta de diversos insumos y bienes mediante el uso de facturas y documentos apócrifos, durante el sexenio del exgobernador Juan Manuel Oliva Ramírez. En un escueto comunicado se informó que los socios de las empresas Maedal Comercializadora, Omniprov de México y Soluciones de Tecnología Avanzada, todas sociedades anónimas de capital variable, simularon la entrega de bienes a través de facturas y sellos apócrifos de diversas dependencias, y con ello cobraban los montos de lo que presuntamente vendían ante la Dirección de Adquisiciones y Suministros de la Secretaría de Finanzas estatal. Las compras ilícitas, indicó la PGJE, se efectuaron a finales de 2009, en el sexenio de Juan Manuel Oliva, y a principios de este año, ya durante el actual gobierno de Miguel Márquez Márquez. El monto del fraude supuestamente cometido en agravio del erario asciende a 27 millones 190 mil 341 pesos. Los detenidos son Carlos Alfonso Aguilera, Laura María Jaramillo y Melanie Martínez Burstin, de Maedal Comercializadora; Clara Torres Vega y Marcela Guiza Bravo, de la empresa Omniprov de México, así como Marco Antonio Rolón y Roberto Rodríguez Pardo, de Soluciones de Tecnología Avanzada. En 2011, el entonces diputado local y actual senador por el PRI Miguel Ángel Chico Herrera denunció desde la tribuna del Congreso local que habían sido detectadas varias empresas proveedoras del gobierno del estado que presentaban documentación con datos irregulares, e incluso domicilios falsos que no correspondían a los reportados de manera oficial en el padrón. Una de estas empresas que mencionó fue Omniprov, una supuesta comercializadora que sólo entre 2009 y 2010 registró 684 ventas al gobierno por un más de 5 millones de pesos. Omniprov, dijo entonces el legislador priista, señalaba tener su domicilio fiscal en Lomas del Pedregal 206, edificio A, interior 1, mismo que al ser verificado resultó ser un departamento vacío desde meses atrás. La supuesta comercializadora vendía al gobierno toda clase de artículos, desde motocicletas hasta hilo dental.

Comentarios