Caen en Juárez 7 policías acusados de tortura y robo; cargaron hasta con los perros

sábado, 14 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Siete policías municipales fueron detenidos en Ciudad Juárez por los delitos de tortura, abuso de autoridad, uso ilegal de fuerza pública y robo calificado en perjuicio de los integrantes de una familia, entre ellos tres menores. Un Tribunal de Garantía giró la orden de aprehensión desde el 30 de noviembre pasado. Este viernes elementos de la Unidad de Órdenes de Aprehensión de la Fiscalía General del Estado (FGE) detuvieron a los uniformados. Tres agentes más –que ya no laboran en la corporación municipal– están prófugos y son buscados por las autoridades. Según el periódico El Diario, los hechos ocurrieron el 15 de octubre de 2012, de acuerdo con una recomendación emitida al gobierno municipal por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) el pasado 27 de septiembre. El día del incidente, al menos 10 policías allanaron la casa de la familia Muñoz Ayala quienes vejaron al padre y la madre e incluso a tres menores. La madre de familia, Luz Imelda Ayala Córdova, explicó que en esa ocasión, aproximadamente a las 11 de la noche se escucharon fuertes ruidos en su vivienda, donde los agentes forzaron el portón para ingresar y rompieron los vidrios. Relata que a ella la sacaron de una recámara y la arrastraron de los cabellos hasta la sala, donde una mujer policía la golpeó y la insultó. Agregó que la uniformada le puso una bolsa de plástico en la cabeza, con la que le cortaba la respiración. Comentó que a su esposo Jesús Muñoz Rocha, de 34 años y a su hijo de 16 los torturaron del mismo modo. Luz Imelda explicó que a sus hijas de 11 y 13 años las encerraron en el baño. Dijo que ella intentó respirar mordiendo la bolsa de plástico y que la agente le decía: “Pinche vieja ¿estás respirando?”, tras lo cual le colocó una segunda bolsa. Luego, afirmó que la amagaron con una pistola y se la pusieron en el rostro. Añadió que observó que su esposo y su hijo estaban casi sin sentido con bolsas en la cabeza. Cuenta que en ese momento ella gritó: “Sí, acepto todo lo que tú quieras, pero a mis hijos y a mi marido déjenlos en paz”. La narración forma parte de las 17 hojas de la recomendación 19 /2013 que el 27 de septiembre emitió la CEDH contra el entonces alcalde Héctor Murguía Lardizábal. La CEDH encontró elementos de prueba para presumir daños a la propiedad, allanamiento de morada y lesiones. De la cochera de la vivienda los policías sustrajeron una camioneta que estacionaron en la calle y luego sacaron a la familia, no sin antes golpearlos de nuevo. Los uniformados se llevaron hasta a los perros. La madre vio cuando a las niñas las subían a su vehículo que era conducido por un policía. Luz Imelda relató que a pesar de que el mayor de sus hijos llegó y ofreció que él se hacía cargo de sus hermanas, los agentes se negaron a ponerlas en libertad. Los agentes sacaron demás diversos objetos de la vivienda. Posteriormente toda la familia, incluidas las niñas y el menor, fueron consignados al Ministerio Público por la juez Lizet Lugo Acosta por el delito de posesión de un arma de fuego calibre 9 milímetros. Luz Imelda se declaró culpable de la posesión del arma que, asegura, le sembraron, y obtuvo su libertad con una fianza de 20 mil pesos. Los agentes detenidos son Yolanda Molina Sánchez, de 44 años; Rosalío Varela Zamora, de 46; Raúl Domínguez Gómez, de 31; Alejandro Solís Cruz, de 33; José Bernardo Mote Rodríguez, de 39; Julio Alberto Quintero Zapata, de 40 y Jaime Albero Moreno Montoya, de 33. Los uniformados fueron suspendidos de sus labores hasta que se resuelva su situación jurídica.

Comentarios