Rector de Universidad de Colima rinde su informe... y sindicato le pide cuentas claras

domingo, 15 de diciembre de 2013
COLIMA, Col. (proceso.com.mx).- En medio de protestas de trabajadores universitarios por la falta de transparencia en el manejo del fondo de pensiones de la Universidad de Colima, el rector José Eduardo Hernández Nava rindió este día su primer informe de labores. Acompañado del gobernador Mario Anguiano Moreno, quien le brindó su “total respaldo”, el directivo de la casa de estudios emitió su mensaje en las instalaciones del Teatro Universitario, mientras que en el exterior el líder del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC), Leonardo Gutiérrez Chávez, encabezó una manifestación con la exigencia de que se esclarezca el uso de los recursos del Fondo Social de Apoyo al Pensionado (Fosap). De acuerdo con el líder sindical, el rector ha incumplido una serie de acuerdos firmados con el SUTUC en marzo pasado, con el gobernador Mario Anguiano como testigo, en los que se comprometió a respetar el reglamento del Fosap y la cláusula del contrato colectivo de trabajo relativa a ese tema. Entre los acuerdos, recordó Gutiérrez Chávez, se había convenido que desde el 15 de abril de este año se empezarían a depositar las aportaciones en la cuenta bancaria del Fosap y a partir del 1 de mayo se empezaría a pagar la nómina de jubilados y pensionados con cheques emitidos mancomunadamente entre la rectoría y el sindicato. Sin embargo, denunció, hasta la fecha la rectoría sigue manejando los recursos del Fosap de manera unilateral, a espaldas del sindicato, además de que no ha sido conformado un comité técnico, con miembros de las partes patronal y sindical, al que entre otras funciones le correspondería la revisión de los dictámenes de jubilación. Integrado con aportaciones directas de los trabajadores y de la universidad, así como por partidas extraordinarias, el Fosap tiene actualmente una bolsa que supera los setecientos millones de pesos. En su informe, al que acudió prácticamente toda la clase política del estado, el rector formuló al secretario general del SUTUC una invitación “para buscar soluciones a las diferencias que se han suscitado recientemente, con el interés de favorecer la buena marcha de la institución”. Al respecto, José Eduardo Hernández dijo tener particular interés por estrechar las relaciones con la dirigencia sindical a través de la apertura y el diálogo, así como por el cumplimiento de los compromisos establecidos. Sin explicar las razones por las que no ha cumplido los acuerdos que signó con el SUTUC a principios de este año para atender lo establecido en el reglamento del Fosap, el rector aseguró: “Continuaré conduciéndome en el marco del derecho y en observancia de la norma institucional”. Tampoco hizo alusión a las denuncias recientes del SUTUC en el sentido de que nueve exfuncionarios de la Universidad de Colima cobran, por concepto de jubilación, un monto total cercano a un millón de pesos al mes, equivalente a casi 20 por ciento de las aportaciones de los trabajadores y la institución al Fosap. Entre estos jubilados, según un documento hecho circular por el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC), se encuentran los exrectores Fernando Moreno Peña (que de la rectoría pasó a la gubernatura del estado en 1997), Carlos Salazar Silva, Miguel Ángel Aguayo López (actual diputado federal priísta), Ramón Arturo Cedillo Nakay y Jorge Humberto Silva Ochoa, quienes perciben cantidades que van de 113 mil 776 a 146 mil 890 pesos mensuales. Algunos de los exrectores, como es el caso de Moreno Peña, perciben una pensión superior incluso al sueldo del actual rector, José Eduardo Hernández Nava, que es de 145 mil 596 pesos mensuales. Asimismo, Gustavo Ceballos Llerenas, cuñado de Fernando Moreno y exsecretario general del SUTUC, cobra 105 mil 290 pesos mensuales, cantidad similar a la que percibe el actual director general de Recursos Humanos, Juan José Guerrero Rolón, quien fue recontratado después de su retiro. Otros jubilados que reciben altos montos son Francisco Lepe Aguayo, 71 mil 278 pesos, y Guillermo Torres García, 60 mil 740 pesos. Hernández Nava manifestó que en el periodo que se informa, la máxima casa de estudios obtuvo mil 256 millones de pesos de ingresos federales y 210 millones de ingresos estatales, mientras que por concepto de ingresos académicos y otros ingresos se recaudaron 79 millones y 35 millones respectivamente. En cuanto a los egresos, en el presente ejercicio se erogaron 671 millones de pesos por servicios personales, 484 por prestaciones ligadas; 204 por prestaciones no ligadas, 348 por gastos de operación y 123 por gasto de programas presupuestarios, principalmente. En su intervención, el gobernador Mario Anguiano dijo que la Universidad de Colima es un ejemplo fiel de que en la educación y la calidad académica, todos los esfuerzos, proyectos y visiones de la realidad, pueden sumarse y permanecer integrados bajo una misma dinámica. “Por eso, por dirigir con certeza, buen juicio y lealtad a la institución, felicito al maestro José Eduardo Hernández Nava, a quien reitero mi amistad y mi respaldo absoluto para el cumplimiento de los objetivos que en beneficio de todos los integrantes de la universidad de Colima y de la población tiene establecidos actualmente o los que se adicionen en el transcurso de los próximos meses”, añadió. Además del mandatario estatal, acompañaron al rector en el presídium el secretario general ejecutivo de la ANUIES, Enrique Fernández Fassnacht, y Alfonso Hernández Téllez, director de Planeación y Evaluación de la SEP, entre otros funcionarios.

Comentarios