Protestas enmarcan aval de Congreso de NL a energética

lunes, 16 de diciembre de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).-  Con el voto en contra de PRD y PT, el Congreso local aprobó esta noche la minuta de la reforma energética que incorpora reformas a la Carta Magna para permitir la participación de particulares en la extracción de hidrocarburos. La sesión transcurrió en medio de protestas y despliegue de mantas dentro y fuera del recinto legislativo por parte de un centenar de simpatizantes de grupos de izquierda, quienes acusaron al presidente Enrique Peña Nieto, principal impulsor de las enmiendas, de “vendepatrias”. Durante la larga sesión de hoy, el diputado priista Francisco Cienfuegos Martínez presentó ante el pleno el dictamen que esta misma tarde había sido aprobado por las comisiones de Legislación y la de Puntos Constitucionales. Con 37 votos a favor de las fracciones PRI, PAN y Nueva Alianza, y tres en contra, fue aprobada la minuta que reforma los artículos constitucionales 25, 27 y 28, cambios que permiten que el Estado contrate a particulares para la exploración y extracción del petróleo y los demás hidrocarburos. El dictamen señala que México está inmerso en un contexto internacional de mercado energético que requiere una urgente actualización del esquema jurídico para obtener un mejor aprovechamiento de la riqueza nacional. Esta reforma, señalaron los diputados, contribuirá a potenciar la generación de empleos e impulsará el crecimiento económico para beneficio real de los nuevoleoneses y los mexicanos en general. El texto destaca que “esta comisión dictaminadora coincide con la postura del Congreso de la Unión,  que es una situación indispensable para reformar el marco constitucional, que actualmente prohíbe contratos en cuestión de petróleo y los hidrocarburos”. Cienfuegos precisó que las enmiendas establecen claramente cómo deben ser establecidos los contratos con particulares en la explotación y extracción del petróleo, así como los demás carburantes, para obtener un mayor desarrollo a largo plazo. El dictamen de la Legislatura local recalca que los hidrocarburos en el subsuelo son propiedad de la nación y que tanto Petróleos Mexicanos (Pemex) como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) podrán pasar, en un plazo de dos años, a ser empresas productivas del Estado. En la planta baja del Congreso, frente a la entrada al edificio, seguidores del PRD, PT y Frente Nuevo León desplegaron pancartas y alertaron sobre “el saqueo” al que estará expuesto el país al abrir la puerta a trasnacionales. En el interior, inconformes acusaron a los legisladores de “traicionar a la patria” por avalar la reforma energética que atenta contra los intereses de la nación. En entrevista, Eduardo Arguijo Baldenegro, coordinador de la fracción perredista, dijo que los legisladores de los Congresos estatales que aprobaron la reforma fueron “maiceados” por el presidente Enrique Peña Nieto, quien dio la orden a los gobernadores priistas de impulsar el aval a la energética en las Legislaturas locales. “La fracción del PRD va en contra esta reforma perversa porque a todas luces todo parece indicar que las petroleras que, en 1938 habían sido expulsadas del país, vuelven por sus fueros a territorio nacional”, acusó. Esta misma tarde los diputados aprobaron también en comisiones las minutas de la reforma política que, posteriormente, será presentada al pleno del Congreso estatal.  

Comentarios