Protestan contra Pemex en Tabasco; exigen indemnización por pozo siniestrado

viernes, 27 de diciembre de 2013
VILLAHERMOSA, Tab., (apro).- Unos 2 mil habitantes de los municipios de Nacajuca y Jalpa de Méndez marcharon a esta capital y se instalaron en plantón permanente frente al Centro Administrativo de Petróleos Mexicanos (Pemex) para exigir pagos por daños del pozo petrolero Terra 123 que durante 55 días estuvo fuera de control en la comunidad indígena de Oxiacaque, Nacajuca. Los inconformes están encabezados por el alcalde perredista de Jalpa de Méndez, Domingo García, así como de los legisladores Uriel Rivera y Javier Cabrera Sandoval, este último vicecoordinador del PRD en el Congreso estatal. Desde las ocho de la mañana los manifestantes se concentraron en el parque central de Nacajuca, desde donde salieron hacia esta capital, donde arribaron por la tarde y acamparon por tiempo indefinido frente al Centro Administrativo de la paraestatal, luego de caminar unos 35 kilómetros. Manuel Pérez Ricárdez, delegado de la comunidad de Nicolás Bravo, Nacajuca, informó que en la protesta participan campesinos, pescadores y amas de casas de más de 50 comunidades de Nacajuca y Jalpa de Méndez afectadas por la explosión e incendio del pozo Terra 123 que, por 55 días, se mantuvo ardiendo y fuera de control, emanando residuos tóxicos que, aseguró, dañaron la salud de los habitantes de la región, cultivos y provocaron la mortandad de peces, así como de animales domésticos. Sin embargo, acusó, Pemex no quiere reconocer algún tipo de daños e insiste en que no pagará ni un centavo de indemnización. También manifestó que las comunidades afectadas están “hartas del desprecio y prepotencia” de los funcionarios de Pemex y por ello organizaron esta marcha, con el fin de que sean atendidas sus demandas de pagos de indemnizaciones, programas de empleo temporal y obras sociales. Enseguida recriminó que Nacajuca “nade en petróleo y Pemex deje sólo miseria y contaminación”, con carreteras destrozadas “cuando deberían ser autopistas por los miles de millones de dólares que se lleva de la región por la extracción del petróleo”. El líder comunitario anunció que otro contingente mantiene bloqueado los accesos al pozo Terra 123, el cual, advirtió, podrían extenderse al mega-yacimiento donde se encuentra el pozo El Navegante 1, ubicado en el poblado Tucta, Nacajuca, el hallazgo petrolero más importante de Pemex en tierra en los últimos 10 años, con reservas de 500 millones de barriles de crudo ligero. El mega-yacimiento fue dado a conocer por el entonces presidente Felipe Calderón una semana antes de dejar el cargo. Calderón Hinojosa informó entonces que el pozo El Navegante 1 producirá crudo ligero de la más alta calidad, ideal para la refinación de gasolinas. La evaluación del potencial en este campo de 87 kilómetros cuadrados permite estimar reservas probadas, probables y posibles de hasta 500 millones de barriles de petróleo crudo, con valor de unos 44 mil 665 millones de dólares, considerando a 89.33 dólares el costo del barril. Pérez Ricárdez dejó en claro que las comunidades indígenas afectadas por Pemex en Nacajuca y Jalpa de Méndez, no permitirán “ni un atropello más” de la paraestatal y tampoco cederán en sus demandas, porque hasta ahora la paraestatal únicamente ha entregado “despensas miserables”. En su caminata hacia esta capital, los inconformes bloquearon por varias horas un tramo de la carretera Nacajuca-Villahermosa, lo que provocó enorme caos vial. A su arribo al Centro Administrativo de Pemex, los manifestantes fueron atendidos por funcionarios “menores” de la paraestatal, por lo que los inconformes exigieron la presencia de funcionarios con poder de decisión para empezar las negociaciones. El secretario de Gobierno, César Raúl Ojeda Zubieta, advirtió que la administración de Arturo Núñez no aceptará de Pemex una recomendación “simple y llana” sobre daños ambientales provocados por el pozo Terra 123. En entrevista de radio, dijo que Pemex por motivos del pacto federal tiene que ser respaldada en sus actividades, “pero no a costa del sacrificio de los tabasqueños”. “Tienen que darnos un trato justo, resarcirnos cuando seamos dañados de manera ambiental o patrimonial, y eso lo tiene que entender Pemex, no hay ninguna otra posibilidad de interpretación”, puntualizó.

Comentarios