Advirtieron sobre riesgos en la carretera escénica Ensenada-Tijuana

martes, 31 de diciembre de 2013
MEXICALI, B.C. (apro).- Académicos del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) alertaron con oportunidad sobre la naturaleza inestable de la carretera escénica Ensenada-Tijuana, que el jueves 26 se desplomó en un tramo de 300 metros. Los investigadores detectaron desde noviembre hundimientos en la carpeta asfáltica de la autopista escénica, donde un mes después se produjo el hundimiento del tramo carretero a la altura de Salsipuedes. El CICESE destacó en un comunicado que personal de la División de Ciencias de la Tierra realizó un recorrido de reconocimiento de la zona, donde se “observó que el hundimiento en el área donde la carpeta asfáltica estaba más afectada obedecía al movimiento paralelo a las capas en sentido de la pendiente principal, viendo desde la playa”. Se trata de la zona conocida como Salsipuedes, ubicada en el kilómetro 93 de esta autopista construida a finales de los sesenta, antes de que se concluyera la carretera Transpeninsular, cercana a la costa Saldamando, donde en la actualidad se construyen caminos para desarrollos habitacionales y comerciales. De manera oportuna, indica el CICESE, los investigadores Luis Mendoza Garcilazo y Francisco Suárez Vidal dieron a conocer la naturaleza inestable de la región donde cruza la carretera que une a Ensenada con Tijuana. En el proyecto “Inventario de deslizamientos a lo largo de la carretera Tijuana-Ensenada”, se destaca que existen dos deslizamientos con un ancho aproximado de kilómetro y medio con cabeceras localizadas a 700 metros pendiente arriba, contenidos en estructuras mayores “como si estuvieran anidados”. Antes, en 1999, en el estudio Descripción geológica y estructural de la zona de deslizamientos Salsipuedes-Cíbola del Mar, de los investigadores Manuel Cruz-Castillo y Luis Alberto Delgado-Argote, se estableció que en esa zona convergen dos fallas geológicas: la prolongación sur de la falla Descanso-Estero que se encuentra en ambiente marino y la prolongación noroeste de la falla Tres Hermanos, a 10 kilómetros de distancia de la zona donde se registró el hundimiento. De acuerdo con el centro de investigación científica, el diseño de la autopista se realizó con base en condiciones distintas al aforo vehicular –unos 9 mil 500 diarios en temporada vacacional-- y al peso de los vehículos que transitan actualmente, toda vez que obedeció a proyecciones de finales de la década de los sesenta y su objetivo era ofrecer una vista atractiva al turismo. “El vehículo que quedó atrapado en la zona de deslizamiento era un camión de doble remolque que transportaba cemento y cuyo peso superaba las 35 toneladas. Cada uno de estos vehículos significa masas que entran en vibración al circular por esa zona, luego de haberse instalado ahí reductores de velocidad”, señala el CICESE. Desde que se construyó esta carretera de cuota se han realizado trabajos técnicos que coinciden en señalar que este tramo se caracteriza por la existencia de deslizamientos rotacionales dominados por la acción de la gravedad, cuya formación se debe a fallas de gran longitud y planos de contacto entre unidades de roca con propiedades físicas distintas e inclinadas, entre otros factores, por lo que una condición necesaria para el movimiento de masa que se encuentra en desequilibrio es la existencia de una pendiente pronunciada. Las investigaciones destacan la existencia de agentes “disparadores” naturales y antrópicos; los primeros consisten en sismos y la saturación de agua en los poros del sedimento, mientras que los segundos en el corte de las pendientes o la carga excesiva por obras civiles. Entre los factores de alta probabilidad para un deslizamiento como el que ocurrió hace unos días que colapsó la autopista se encuentra la combinación de vibración (a causa de vehículos pesados), la saturación por agua (sobre todo pluvial), la inclinación de capas en el sentido de la pendiente, la existencia de capas que actúan como lubricantes y el tiempo por la compactación y el movimiento gradual de las fracturas. Incluso, el CICESE exhortó a las instancias involucradas en la solución de problemas de inestabilidad que registra la carretera Tijuana-Ensenada a que aprovechen el conocimiento generado por esa institución académica.  

Comentarios