Alerta en Nuevo León por amenaza de sequía

jueves, 14 de febrero de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).- El director general del Organismo de Cuenca Río Bravo de la Comisión Nacional del Agua (CNA), Oscar Gutiérrez Santana, alertó hoy sobre el inminente riesgo de falta de agua que se cierne sobre la entidad por el bajo nivel de las presas de la entidad a consecuencia de dos años consecutivos de sequía. Aunque aclaró que hay agua garantizada para el consumo humano hasta el año entrante, advirtió que si no llueve para el mes de octubre el estado y toda la región del noroeste del país estará en una situación de crisis. El funcionario explicó que existe una sequía acumulada de 27 meses, después de la tormenta tropical Alex, que devastó la entidad el 1 de julio del 2010. Desde septiembre pasado, el único mes en que se registraron copiosas lluvias, en la entidad ha llovido 58% en relación con el promedio histórico, lo que mantiene el semáforo de la sequía en color ámbar. Ahora, señaló, hay quienes recuerdan al fenómeno meteorológico Alex por la destrucción que provocó, pero no se toma en cuenta que su paso llenó las tres presas que hay en la entidad y de las que se abastecen la mayor parte de los 4 millones de habitantes del área metropolitana de Monterrey. Actualmente, la presa El Cuchillo, en el municipio de China, la de mayor dimensión en la entidad, tiene una captación de 26%, equivalente a 295.5 millones de metros cúbicos; la Cerro Prieto, en Linares, esta al 47%, con 142.1 millones; y La Boca, en Santiago, al 58%, con 22.9 millones. Los tres almacenamientos tienen un llenado promedio de 31.5%, lo que indica que están a una tercera parte de su capacidad. “La tendencia a la baja implica, respecto a los volúmenes, una alerta, que no una alarma. Pese a los niveles actuales, El Cuchillo, por ejemplo, está diseñada para almacenar en años buenos y ayudar en los no tan buenos, pues con lo que hay se garantiza el abasto para consumo humano hasta el 2014”, explicó. La CNA espera que haya precipitaciones en el transcurso de la temporada de lluvias en la entidad, de junio a septiembre, cuando se capta el 70% del agua de todo el año. Pero si sigue la sequía en octubre, cuando termina el ciclo, entonces habrá que idear una estrategia para optimizar el consumo, pues iniciará un período crítico con medidas restrictivas, dijo. Pese a ello, el suministro ahora mantiene su ritmo normal en territorio nuevoleonés. “La ciudadanía debe ahora tener una mayor conciencia sobre la necesidad de cuidar agua cuando no tenemos. Ahorita la hay, pero es importante las buenas prácticas en el consumo humano. Precisó que para superar la emergencia, en lo que resta del año El Cuchillo debe captar por lluvia o escurrimiento por lo menos 250 millones de millones de metros cúbicos. “Ese es el punto de equilibrio entre pensar en garantizar un año más. Si llueve por debajo de eso habrá que implementar medidas en coordinación con Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey”, dijo. La población de Nuevo León debe saber que el estado está en una región de sequías recurrentes y no es necesario que haya otra crisis para darle su verdadero valor al agua. Recordó las épocas de la década de los 80, cuando en Nuevo León había racionamiento en prácticamente todo el día, una situación de emergencia que despertó inmediatamente la conciencia en la ciudadanía y la movió a crear toda una cultura de ahorro que fue reconocida en todo el país.

Comentarios