Veracruz: el golpe a la fácil coalición PAN-PRD

viernes, 22 de febrero de 2013
XALAPA, Ver., (apro).- Los conflictos internos en el PRD estatal y la abierta intromisión del PRI y del gobierno de Javier Duarte en el Tribunal Electoral de la entidad (TEE) se combinaron para frenar abruptamente la pretendida alianza entre panistas y perredistas de cara a los comicios del próximo 7 de julio. En la resolución de los juicios JDC 17/2013 y acumulados (tres más), los magistrados, Daniel Ruiz Morales, presidente en turno del TEE; José Lorenzo Álvarez Montero y Gregorio Valerio Gómez estimaron que el PRD no cumplió con el 60% de los votos de los integrantes de la Comisión Política Nacional que avalaran la coalición. Con base en ese criterio, los magistrados electorales declararon inválida la alianza PAN-PRD fraguada el pasado 31 de enero y avalada por el Instituto Electoral Veracruzano IEV). La decisión del TEE fue interpretada por panistas y perredistas como un aborto político propiciado por el gobernador Duarte y el propio PRI, por lo que este domingo 24 responderán con una megamarcha  de la Plaza Lerdo de Xalapa al Palacio de Gobierno. Desde ese simbólico sitio, fustigar la intromisión gubernamental. La noche del pasado martes 19, mientras los magistrados anulaban la coalición  en la explanada del inmueble simpatizantes del PRD y unos cuantos del PAN desahogaban su frustración con leyendas ofensivas contra los impartidores de justicia. “Pásele, pásele, se vende carne de cochino, barata”, “son cochinos y trompudos”,  “comprados por el PRI”, “vendidos”, “tramposos”, se leía en las cartulinas. A pesar de que el gobernador Javier Duarte y el titular del Poder Judicial del Estado, Alberto Sosa, aseguraron que “no hubo línea” y que la anulación de la coalición se debió a un “conflicto intrapartidista” y a una situación de “legalidad”, panistas y perredistas no tienen la menor duda de que la mano de Duarte estuvo detrás de la decisión del TEE. Desde el pasado viernes 15, líderes perredistas denunciaron la intromisión del Tribunal Electoral de Veracruz (TEV) en la designación de consejeros electorales del PRD, que no pertenecían a ese partido y que tenían afinidad con el PRI, para poder “echar abajo” la coalición que este instituto político fraguó con el PAN. Según Juan Vergel Pacheco, líder estatal; Celso David Pulido, exlíder del PRD, y Agustín Mantilla, exdiputado local perredista, el TEV de forma dolosa designó a desconocidos como consejeros del partido en sus convenciones municipales, con lo cual podría anular en un recurso de inconformidad posterior la alianza electoral con el PAN.     Alianza que nació torcida… Desde el año pasado, los partidos PRD y PAN han tenido severas crisis internas que se vieron reflejadas el pasado 31 de enero al registrar la coalición 13 minutos antes del cierre establecido por el IEE. Tampoco estuvo exento de problemas el jaloneo por las candidaturas: el PAN logró quedarse con el 60% de ellas (Veracruz, Boca del Río, Coatzacoalcos, Alvarado, entre las más importantes), mientras el PRD tuvo que confirmarse con el 40%, entre ellas la mayoría del sur del estado y las candidaturas a la alcaldía y diputación rural de la capital del estado, Xalapa, misma que era el punto de discordia. A reserva de lo que decida el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), ni el PAN ni el PRD viven actualmente su mejor momento político. El PRD se encuentra partido en dos. El grupo que encabeza la corriente de Nueva Izquierda (NI), que Jesús Ortega, y que se dejan ver con el gobernador Duarte y legisladores del PRI y aprueban sus iniciativas en el Congreso. Los líderes de dicho grupo son Juan Vergel, actual dirigente estatal, y Rogelio Franco, diputado local. En la otra facción perredista se encuentran los desplazados: Celso Pulido, exlíder estatal y diputado federal; Fredy Ayala, actual l secretario general, y Fredy Marcos, consejero nacional y exrepresentante del partido ante los órganos electorales. Todos ellos acusan a Vergel de trabajar al servicio del gobierno y del PRI. La situación en el PAN no es mejor. Además de la despresurización de su militancia tras la debacle electoral de julio de 2012 –se dieron de baja 137 mil 717 afiliados, entre activos y adherentes--, su padrón actual es de apenas 35 mil 287 agremiados. Al igual que su actual aliado, el PRD, los panistas también enfrentan fracturas internas, insoslayables, desde hace rato, como la surgida en la contienda interna de la formula al Senado que confrontó al grupo político del senador Fernando Yunes Márquez, con los panistas de cepa, como Julen Rementería (segunda fórmula), Enrique Cambranis, actual líder estatal, y Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, dos veces presidente del partido en la entidad y quien dejó la política tras perder la contienda interna por el Senado. A casi un año de esa pugna, las heridas en el panismo no terminan por sanar. Si bien esta entidad, junto con Guanajuato, le dieron más votos a Josefina Vázquez Mota en la pasada contienda electoral, el escenario político no es del todo favorable para el panismo. Por ejemplo, en el puerto de Veracruz el PAN tiene cinco candidatos que no han escatimado esfuerzos por recuperar un espacio que en los últimos dos trienios ha sido gobernador por el PRI. Rafael Acosta Croda, Julen Rementería del Puerto, Oscar Lara Andrade, Danilo Alvizar y Julio Saldaña Moran. En su ambición por quedarse con la candidatura, los panistas se han enfrascado en una guerra de descalificaciones. La abierta confrontación ya derivó en recursos de inconformidad ante el Tribunal Electoral de Veracruz. En la dirección estatal del PAN también hay divergencias: el Comité Directivo Estatal que preside Enrique Cambranis tiene serias diferencias con el exdirector nacional del ISSSTE, Miguel Ángel Yunes Linares y sus hijos. A decir del senador Yunes,  las rencillas son "normales" y se dan en todos los partidos. “Esto se debe a que en el PAN no hay línea, ni jefes”, dice. Y añade: "Pero eso pasa en todos los partidos, ve el PRI, Carolina está peleada con el gobernador, (Salvador) Manzur está peleado con los negritos (sic), el cisne (alcalde de Tuxpán, Alberto Silva) está peleado con los alcaldes de aquí, en el PRI todos se pelean. En el PAN tenemos problemas sí, pero también tenemos panistas muy comprometidos, claro, tenemos que trabajar en la unidad", señala.   Sin AMLO, el PRD no tiene valor Para el senador del PAN por Veracruz, Fernando Yunes Márquez,  el partido de la izquierda ha perdido rentabilidad política tras la salida de Andrés Manuel López Obrador, quien renunció a ese partido para fundar el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). El hijo del exdirector nacional del ISSSTE, Miguel Ángel Yunes Linares, asegura que aunque el PRD garantiza en una elección intermedia 380 mil votos, con lo cual ganó 23 municipios en la última elección local del 2010, no es lo suficiente para exigir las candidaturas de 14 de 30 distritos y el 46% de las 212 candidaturas que estarán en juego el próximo 7 de julio. Abel Cuevas, aspirante a la alcaldía de Xalapa por el PAN, también se muestra desconfiado de algunas tribus del PRD y de su compromiso con buscar derrotar al PRI. "Lo dije y lo reitero, vimos claras señales de que el perredismo en la entidad está buscando más que con el PAN, una alianza con el PRI para la elección local de este año", dice en entrevista. Así, en medio de fuertes pugnas internas, PAN y PRD buscan competir juntos en las urnas el próximo 7 de julio por 212 presidencias municipales y 50 diputaciones locales, en su primer experimento político en esta entidad que tiene el tercer padrón electoral nacional, con más de 5 millones 700 mil personas.  

Comentarios