Sobrevive policía tras recibir 12 balazos y 24 días en coma

domingo, 17 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Un jefe de la Policía Municipal de la ciudad de Chihuahua sobrevivió a un ataque en el que recibió 12 balazos, además de permanecer 24 días en coma. Sebastián Alcántar, de 39 años, es padre de cuatro hijos, con una trayectoria laboral de 17 años en la Policía Municipal. El agente sufrió el atentado durante un operativo para arrestar a una banda de delincuentes. Los balazos que recibió le rompieron las costillas, le dañaron el estómago y varias partes del cuerpo. Aunque el incidente sucedió hace un año y medio, Alcántar aún tiene serias secuelas y dolores, aunque no permite que eso le cambie el humor. “En el atentado no escuché los balazos, ni tampoco los sentí”, relató a El Diario de Chihuahua. Recordó que mientras permaneció en coma en el hospital, totalmente inmóvil, escuchaba las conversaciones de los médicos y de su familia. Dijo que incluso hablaron de desconectarlo, debido a las condiciones en que se encontraba. Agregó que sus pulmones colapsaron y escuchó que los médicos le informaron a la familia que no pasaría la noche, y que moriría en cuestión de horas. Sin embargo, aunque su esposa y sus hijos se despidieron de él, el día 24 salió del estado de coma. Tras recuperarse, el agente participa ahora en la rehabilitación de menores de edad con problemas de alcohol, drogas y conducta. Alcántar aseguró que jamás ha considerado la posibilidad de renunciar, ni ha sentido que no valga la pena hacer lo que hace, o exponer su vida. El uniformado considera que la percepción de la sociedad sobre los policías es injusta, pues "mide a todos con la misma vara".

Comentarios