Investigan presunto desvío de 900 mdp en el gobierno de Adame

lunes, 1 de abril de 2013
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Una auditoría externa detectó un presunto desvío de recursos por 900 millones de pesos durante la administración del panista Marco Adame Castillo. De esa cantidad, 159 millones habrían sido sustraídos ilegalmente por  el entonces secretario de Finanzas y Planeación, Alejandro Villarreal Gasca, según dio a conocer este lunes el secretario de Gobierno, Jorge Messegue Guillén. “No es una cacería, no es borrón y cuenta nueva, no es una persecución, pero tampoco vamos a ser tapadera de nadie”, dijo el funcionario luego de anunciar los resultados de una parte de la auditoría externa a la administración panista. La revisión contable es contundente: “El entonces gobernador Marco Adame no aplicó mecanismos de control interno, lo que provocó observaciones millonarias de la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de Fiscalización del Congreso del estado, que no han sido atendidas. “La administración, no actuó apegada a las normas de la Ley General de Contabilidad Gubernamental ni en sus postulados; tampoco se respetaron, en términos generales, los principios de transparencia y rendición de cuentas”, acusó el secretario de Gobierno Messeguer Guillén aseguró que del Fondo de Seguridad Pública se desviaron sin justificación 70 millones de pesos a la cuenta concentradora del gobierno del estado en septiembre de 2012. Pero sólo se justificaron 48 millones que se entregaron a organizaciones no gubernamentales como  El Observatorio Ciudadano de Coparmex, que habría recibido 12 millones de pesos. También se detectaron múltiples irregularidades en el manejo de los impuestos y retención a los trabajadores. Por ejemplo, los responsables de las finanzas del estado, retuvieron impuestos a los trabajadores del Poder Ejecutivo y no reportaron contablemente el hecho al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); y no existe registro de qué fue lo que se hizo con esos recursos públicos destinados para esa obligación. Tampoco reportaron a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) la retención de Impuesto Sobre la Renta (ISR). Y tampoco se pagaron más de 200 millones de pesos al Instituto de Crédito para los Trabajadores del Gobierno del estado, a pesar de que a los empleados les descontaron de su nómina los adeudos. En conjunto, la revisión contabiliza y confirma 71 observaciones de órganos de control estatal y federal,  que acumulan casi 800 millones de pesos de los ejercicios fiscales  2009, 2010 y 2011. Pero quizá el caso más emblemático de la administración panista de Marco Adame, por lo menos  hasta ahora visible, es el de Alejandro Villarreal Gasca, también exprecandidato del PAN a la gubernatura. Sobre él y dos de sus colaboradores existe la acusación  de haber simulado la contratación de la empresa “Monedero Universal”, a la que se le pagaron 159 millones de pesos, para la ejecución del Programa de Armonización Contable del gobierno de Adame Castillo. Sin embargo, el trabajo nunca se realizó, según comprobó la administración del gobernador Graco Ramírez. Con la evidencia contable, la Secretaría de la Contraloría y la de Hacienda, presentaron el pasado 30 de marzo la denuncia penal en contra del exsecretario de Finanzas y Planeación, Alejandro Villarreal, y de dos excolaboradores, Juan García Avilés y Oscar Vázquez Real. Quedó registrada la carpeta de investigación con el número SC/01/3588/2013.  

Comentarios