Acepta PRD llevar al pleno iniciativa estatal del magisterio disidente

lunes, 15 de abril de 2013
CHILPANCINGO. Gro. (apro)-. El grupo parlamentario del PRD, cedió a las presiones del magisterio disidente y acordó llevar al pleno del Congreso local una iniciativa para modificar la Ley de Educación estatal. Se trata de la misma contrarreforma elaborada por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), y que fue rechazada por los diputados locales por considerar que se contrapone con la Constitución. El documento suscrito por los 20 diputados locales del PRD, entre ellos el coordinador y presidente del Congreso estatal, Bernardo Ortega Jiménez y el hijo del gobernador, Ángel Aguirre Herrera, plantea una evaluación paralela a la del gobierno federal y que el resultado de la misma, no pondrá en riesgo la permanencia en el sector educativo de los trabajadores. De acuerdo con una copia del texto elaborado este fin de semana durante varias reuniones entre diputados perredistas y dirigentes de la CETEG, a la que tuvo acceso la agencia Apro, se indica que las promociones a los cargos de dirección y supervisión se otorgarán “en cumplimiento al escalafón vigente” y que, en el caso de las zonas escolares indígenas, se respetarán los usos y costumbres para esta práctica de acuerdo con la Ley 701 sobre el reconocimiento de derechos y cultura de los pueblos y comunidades indígenas de Guerrero. Otro de los cinco artículos que se pretenden modificar tiene que ver con la obligatoriedad y responsabilidad de las autoridades educativas, federales y estatales, en el sostenimiento de las escuelas, por mandato constitucional, y exenta de esta responsabilidad a los padres de familia. También se plantea que el gobierno estatal asuma la responsabilidad de “otorgar plazas de base” a los egresados de las nueve escuelas normales públicas de la entidad, “con base a criterios académicos confiables y transparentes”. Este documento que asume el PRD, refleja las demandas principales de la CETEG que originaron el movimiento magisterial en contra de la reforma educativa desde el pasado 25 de febrero y que ha venido escalando durante estos días hasta convertirse en el Movimiento Popular de Guerrero, donde participan diversos sectores sociales y miembros de la Policía Comunitaria, agrupación conformada desde hace 17 años en las regiones de la Montaña y Costa Chica. La agudización de este conflicto social, que tiene en jaque al gobernador, Ángel Aguirre, se generó a partir de que el mandatario engañó al magisterio disidente al avalar su propuesta de contrarreforma y enviarla al Congreso estatal, a sabiendas de que no iba a proceder porque se contrapone a la Constitución. Los diputados locales, simplemente se limitaron a rechazar la iniciativa del Ejecutivo elaborada por la CETEG. Luego de una semana de protestas donde se registraron marchas multitudinarias para manifestarse en contra de la forma de gobernar de Aguirre y del PRD, por ser mayoría en el Congreso y avalar la política del gobierno federal; así como bloqueos a la autopista del Sol, los diputados perredistas optaron por ceder ante el magisterio disidente y asumir los puntos centrales de la propuesta de la CETEG para revertir los efectos de la reforma educativa federal. Por ello, este martes se espera que la fracción perredista presente ante el pleno legislativo la nueva iniciativa, que, en esencia, es la misma que fue rechazada por mayoría hace 15 días. La crisis que por la que atraviesa la administración de Aguirre y el perredismo de la entidad, obligó a que este domingo se realizara un conclave en la residencia oficial del gobierno estatal en Acapulco, llamada Casa Acapulco, donde estuvieron la dirigencia nacional del PRD, encabezada por Jesús Zambrano, así como senadores, diputados federales y locales, y alcaldes. El espaldarazo perredista surge en el contexto del conflicto social que se vive en la entidad y luego de que los representantes del MPG advirtieron que buscarán la desaparición de poderes.

Comentarios