Militares y policías entran a localidad "caliente" en Chiapas

viernes, 10 de mayo de 2013
VENUSTIANO CARRANZA, Chis. (apro).- Casi un millar de policías estatales, marinos, soldados y policías federales ingresaron a esta localidad chiapaneca para garantizar, dijeron, la seguridad y la estabilidad de la población, donde el pasado 5 de mayo se confrontaron dos grupos de habitantes, con un saldo de dos muertos y centenas de desplazados. Cuando los agentes y militares apenas ingresaban por el barrio San Francisco, se encontraron con un retén de unos 200 campesinos —entre hombres y mujeres— que portaban palos, piedras y cohetones. En un primer momento impidieron el paso a los uniformados, pero tras un breve diálogo los dejaron pasar. Las autoridades argumentaron que sólo harían un “operativo de limpieza de escombros”, refiriéndose a troncos y piedras que estaban tirados en al menos siete tramos. Pasaron por el panteón y se dirigieron al barrio San Pedro, donde terminó el operativo de “limpieza”. En el último tramo los policías levantaron un coche quemado el domingo pasado durante la revuelta, que era usado para bloquear una calle. En cada uno de los siete barrios, los comuneros de la Organización Campesina Emiliano Zapata-Casa del Pueblo (OCEZ-CP) montaron guardia e instalaron mantas para exigir el desarme del llamado grupo “paramilitar” encabezado por Ángel Hidalgo y Bartolo Pérez Martínez —ahora desplazados con unas 260 personas, a unos 130 kilómetros de este lugar, cerca de la capital del estado. El procurador Raciel López Salazar se unió al operativo la tarde de hoy y señaló que el despliegue busca garantizar el libre tránsito, la seguridad y la estabilidad de los ciudadanos que nada tienen que ver en el conflicto, desatado entre comuneros de una misma organización. Explicó que ya se realizan las diligencias para girar las órdenes de captura contra los responsables de la muerte de dos comuneros baleados el pasado domingo 5 de mayo. Previo al operativo de limpieza, agentes de pastoral de la Parroquia San Bartolomé Apóstol de Venustiano Carranza, adherido a la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, dio a conocer que “un helicóptero verde se acercó mucho al pueblo, se dice que aterrizó entre el Barrio del Pozo y San Francisco en zona de matorrales”. Y que posteriormente una avioneta gris sobrevoló en círculo la cabecera municipal durante más de media hora: “Confundidas, muchas personas ha salido a la calle y se han subido a sus azoteas, ante tanto movimiento aéreo”.

Comentarios