Termina en carnaval debate por gubernatura de Baja California

lunes, 13 de mayo de 2013
MEXICALI, BC (apro).- El primer debate entre los candidatos a la gubernatura de Baja California terminó en carnaval. La ausencia del abanderado de la alianza Unidos por Baja California (PAN-PRD-Panal-Partido de BC), Óscar Vega Marín, abrió la puerta a que Felipe Ruanova Zárate, aspirante de Movimiento Ciudadano (MC), colocara una botarga en el espacio del aspirante ausente, instalara un puesto para vender sus libros, pidiera que sus propuestas fueran asumidas por el PRI y menudeara los chistes para el público. Despliegue escénico Antes del debate, organizado por el grupo empresarial Periódicos Healy, Ruanova Zárate pidió a sus colaboradores colocar una botarga en la silla vacía de Vega Marín. Además, instaló una mesa para vender libros de su autoría, escritos contra el empresario Jorge Hank y los gobiernos de Acción Nacional. Ruanova Zárate aprovechó los espacios destinados al debate de ideas para atacar a los panistas y al gobernador Guadalupe Osuna (PAN). Los llamó pillos y propuso la firma de un “Pacto por las democracias”: “Y sabemos ante quiénes estamos compitiendo; con toda la fuerza, con toda las marranadas de Osuna Millán”. Pidió que el priista Castro Trenti integrara las propuestas de MC a su plan de trabajo, para evitar que dijeran que Ruanova “es su títere” o viceversa. De hecho, el abanderado de MC, quien se dice “candidato ciudadano”,  fue funcionario en el gobierno del priista Xicoténcatl Leyva (1983-1989); candidato al gobierno estatal en 1995 por el PARM, y en 2012 fue consejero del PRI ante el Consejo Electoral de Baja California. Un resumen por parte del PRI El priista Fernando Castro Trenti se enfocó en enlistar los compromisos que ha venido proponiendo desde el primer día de campaña, y aseguró que Baja California requiere de un “rescate”. En el debate, el priista se mostró distraído, al tiempo que se comprometió a hacer una reingeniería gubernamental consistente en la reducción de 50% de sueldos de funcionarios de primer nivel y la eliminación de contratos de servicios de celulares, vehículos, gasolina y gastos de mano, además de ampliar los días de trabajo de lunes a lunes, para resolver las demandas de la población, y dejar de integrar a la nómina a familiares de funcionarios. Castro Trenti señaló que se mantiene la impunidad en la entidad, pues actualmente no se investiga 92% de las denuncias ciudadanas en materia de seguridad publica. Dijo que, de ganar, quienes ocupen cargos de primer nivel serán sometidos a la aprobación del Congreso y de la misma sociedad, y se realizará un escrutinio semestral para evaluar el desempeño de sus funcionarios. En ausencia Durante la realización del debate, el panista Francisco Vega presuntamente sostuvo una reunión con el exembajador de México ante el Vaticano, Felipe Bravo Mena, y el arzobispo de Tijuana, Arturo Romo. También se dio a conocer que el panista sólo acudirá a dos de los ocho debates planeados para este proceso electoral, que concluye en julio próximo. En un comunicado de prensa, el coordinador general de campaña de la alianza Unidos por Baja California, Óscar Vega Marín, descalificó a Castro Trenti, al considerar que sus promesas no corresponden con su actuación cuando fue secretario general de Tijuana, donde incrementó su salario, de 44 mil 620 pesos a 142 mil 620 pesos mensuales, además de obsequiarse con un pago retroactivo de 253 mil pesos.

Comentarios