La SEP deja de pagar becas a estudiantes de preparatoria y licenciatura en Morelos

jueves, 16 de mayo de 2013
CUERNAVACA, MOR. (apro).- Desde noviembre pasado, el gobierno federal dejó de pagar becas a estudiantes de bachillerato y licenciatura, lo que provocó que jóvenes beneficiarios ya planeen organizarse y marchar. Las autoridades lo admiten. Esperan que “en los próximos meses” se solucione el problema. Roberto Alejandro tiene 23 años de edad y vive en el municipio de Emiliano Zapata, colindante con la capital. Estudia el sexto semestre de la carrera técnica de Ingeniería en administración en la Universidad Tecnológica Emiliano Zapata (UTEZ). Es buen estudiante, pero desde hace unos meses vive en la zozobra, al igual que otros 70 de sus compañeros. Desde noviembre pasado, Roberto Alejandro dejó de recibir la beca de 750 pesos mensuales que le entregaba la Secretaría de Educación Pública federal. Con el dinero que recibía desde el primer semestre de su carrera le alcanzaba, estirándolo, para pagar su inscripción anual, comprar sus útiles y cubrir parte de sus pasajes. Ahora, afirma que sufre para completar sus pasajes y el precio de sus útiles. Tiene promedio de nueve, pero no ha sido suficiente para recuperar su beca, “que no es grande”. “Estudiar la universidad, aun teniendo un buen promedio, no es cosa fácil. Y menos cuando somos nosotros quienes solventamos nuestros propios gastos”, cuenta Roberto Alejandro. La falta de recursos pone en entredicho su permanencia en la universidad. Roberto estudia de ocho de la mañana a tres de la tarde, y al desaparecer su beca tuvo que buscar un trabajo de verificador en una empresa. Gana el salario mínimo. Dice que con beca o sin beca será técnico superior universitario. Esta situación la viven poco más de 70 alumnos de la UTEZ, pero se extiende a los Colegios de Bachilleres y otros sistemas educativos. César es un ejemplo. Tiene dos hermanos más y su mamá es soltera. Son pobres. Vive en Temixco, diariamente toma dos unidades del transporte público sólo para llegar al Colegio de Bachilleres, localizado entre Cuernavaca y Jiutepec. Guarda un promedio de más de ocho. Por eso, cuando dejaron de depositarle en su cuenta bancaria fue a preguntar a la dirección de la escuela si algo había pasado. No supieron decirle. Más tarde preguntó a otros compañeros si les pasaba lo mismo. Le respondieron que sí. Dos días más tarde fue a un cibercafé cercano a su casa. Se metió a la página de internet de la SEP para buscar alguna razón, anuncio o información que le ayudara a entender la falta de su beca. No encontró nada. Después preguntó a sus tíos si sabían algo de las becas. Ellos también buscaron en la web y tampoco encontraron nada. Lo que César sí ha encontrado es desesperación: los recursos que recibía eran vitales para trasladarse diariamente al plantel donde estudia. Ahora su mamá tiene que partirse en más pedazos para obtener más ingresos, porque quiere que César termine el bachillerato. Confirman, pero no solucionan El secretario de Educación del Estado, René Santoveña Arredondo, aceptó que no hay recursos económicos para pagar las becas, ya que el Programa Nacional de Becas para la Educación Superior (Pronabe) tiene un retraso. “Hay un retraso, pero el recurso ya está prácticamente reunido, sólo falta una liberación más del gobierno del estado, así que se les estaría entregando la beca en los próximos meses”, dijo Santoveña Arredondo. Aseguró que los alumnos recibirán la beca de manera retroactiva. Mientras tanto, los alumnos se están viendo en la necesidad de buscar empleos de medio tiempo para solventar gastos de transporte, reinscripción y libros entre otros. “Nosotros hicimos el trámite adecuado, y aún no recibimos nada. Sí nos vemos presionados porque tenemos gastos de la escuela que nos son difíciles de solventar”, dijo Érika Martínez, estudiante universitaria. Entre los becarios ya se organizan para crear un movimiento que exija lo que les corresponde, sea mediante marchas, diálogos o difusión entre la sociedad.

Comentarios