Guanajuato: "sepultan" comisión especial para investigar la corrupción de exgobernador

jueves, 2 de mayo de 2013
GUANAJUATO, Gto. (apro).- La propuesta que hicieron diputados priistas para crear una comisión especial que dé seguimiento a los casos de corrupción y tráfico de influencias del sexenio del exgobernador Juan Manuel Oliva Ramírez fue “sepultada” de forma definitiva en el Congreso local. Durante cuatro horas, legisladores locales de los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional se enfrascaron en un ríspido debate en el que salieron a relucir los nombres de los exgobernadores de Coahuila y Tabasco, Humberto Moreira y Andrés Granier, respectivamente, así como del propio presidente Enrique Peña Nieto, como ejemplos de la corrupción priista. “Pues dígales a sus diputados de esos estados que le entren, que investiguen y que revisen (…) A Granier que lo metan a la cárcel, me da igual que sea del PRI, yo no hablo del partido. Si es Moreira, dígale a sus diputados de allá que cumplan con su labor y lo metan a la cárcel. Si es el de Tabasco, si es el de Tamaulipas, igual, pero no vengan aquí a rasgarse las vestiduras. Exhorte a sus compañeros de Acción Nacional a que hagan su trabajo como nosotros lo queremos hacer aquí”, lanzó el coordinador de la bancada del PRI y dirigente estatal de ese partido, Francisco Javier Contreras. No obstante, los priistas no consiguieron la mayoría de votos para se aprobara su propuesta, debido a que los tres legisladores del PRD se abstuvieron de votar y de esa manera el PAN logró mayoría. De acuerdo con el perredista José Luis Martínez Bocanegra, la fiscalización y la transparencia “se politizaron”, por lo que su fracción se abstuvo de votar, pero lanzaron como contrapropuesta un punto de acuerdo –aprobado por el PAN– para que el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) del Congreso local informe a detalle sobre los resultados de las cuentas públicas y auditorías practicadas a la administración que encabezó Juan Manuel Oliva de 2006 a 2012. Los diputados del PRD precisaron que el OFS tendría que entregar información sobre la adquisición de terrenos para la fallida refinería de Pemex, el Tren Interurbano –proyecto que no ha sido aprobado por el gobierno federal– y el parque Bicentenario en Silao, así como de las anomalías registradas en el DIF estatal y los procesos de compras, adquisiciones y proyectos de obras e inmuebles en el Instituto de Seguridad Social del estado, el Instituto de Salud Pública y la Secretaría de Obra Pública. En esta parte coincidieron con lo expresado por los panistas, al señalar que no hace falta crear una comisión especial que revise las cuentas del exgobernador –actual secretario adjunto de elecciones del CEN del PAN–, debido a que esa función “debe ser realizada por el Órgano de Fiscalización”, al que dieron 30 días de plazo para presentar un informe a través de la Comisión de Hacienda del propio Congreso. En voz de su coordinador, Javier Contreras, el PRI exigió a los panistas “que no se asuman como cómplices de las tropelías, son dignos representantes del pueblo, el puesto no se lo deben a Oliva, deben responderle al pueblo que los eligió, no a Oliva… si no, qué vergüenza, no vamos a poder ver de frente a nadie”. Incluso los priistas pidieron al panista Juan Rendón que se abstuviera de votar sobre el punto en cuestión, puesto que fue funcionario en el DIF cuando se detectaron las irregularidades en compras y servicios, y enumeraron dos procedimientos administrativos que se encuentran en la actual Secretaría de la Transparencia en los que se vio involucrado el legislador del PAN por dichas irregularidades, una de ellas por la adjudicación indebida de contratos. En respuesta, el coordinador panista Juventino López aseguró que nunca estuvo de acuerdo con la comisión, pero sí con que esa propuesta se discutiera y definiera en el pleno, que acabó por enterrar con la mayoría de Acción Nacional y la abstención del PRD.

Comentarios