Levantan plantón "indefinido" profesores de Chiapas

lunes, 20 de mayo de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Alrededor de cinco mil maestros del bloque democrático de la Sección 7, quienes iniciaron un plantón indefinido el pasado miércoles 15, levantaron sus campamentos esta mañana, luego de que el gobierno de Manuel Velasco Coello ofreció atender sus demandas. No obstante, los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) advirtieron que volverán a tomar las calles si sus derechos magisteriales no son respetados. Esta mañana el gobierno de Velasco Coello dio a conocer que luego de intensas negociaciones, la representación oficial y los maestros de la CNTE firmaron la noche de ayer una minuta de acuerdo para poner fin a las manifestaciones de inconformidad que durante cuatro días dejaron sin clases a aproximadamente 10 mil alumnos de la entidad. La minuta incluye diversos puntos, entre ellos que el mismo gobierno de Chiapas intervenga como mediador para concretar una reunión entre los agremiados al bloque democrático y el líder nacional del SNTE, Juan Díaz de la Torre, con la finalidad de acordar la celebración del congreso de la Sección 7. Luego de la retirada de los maestros, el gobierno de Velasco Coello emitió un boletín en el que reiteró “su compromiso de que mantendrá la apertura al diálogo para con todo el magisterio chiapaneco, al tiempo que mantiene su palabra de que nadie en el magisterio será afectado por efectos de la reforma educativa, pues ha quedado demostrado que pese a que los inconformes sólo representaban a una parte del magisterio federal, pudieron externar sus inconformidades con pleno respeto a sus derechos”. Asimismo, expresó su reconocimiento a los padres, madres de familia y alumnos “por su dedicación y entrega en bien de la educación, pues la ruta educativa emprendida por el actual gobierno no debe tener distracción alguna”. También hizo un llamado “para continuar desplegando nuestros mejores esfuerzos y conjuntarlos para que Chiapas continúe consolidando la calidad de la educación y abandone de manera decidida los rezagos en la materia”. Por separado, un grupo de aproximadamente 20 periodistas demandó a los docentes que respeten su trabajo como comunicadores, pues a lo largo de la jornada de resistencia por parte de los maestros, dijeron, varios de sus compañeros fueron agraviados y golpeados. Detallaron que el pasado jueves 16 los reporteros René Araujo (Notimex), Edgar Hernández Clemente (Reforma) Claudia Lobaton y Alicia Izquierdo Torres (Megacable), además de compañeros de TV Azteca, fueron agredidos en la caseta de la autopista que conduce a San Cristóbal. El ataque físico y verbal, añadieron, fue encabezado por profesores del bloque democrático de la sección 7 del SNTE, quienes obligaron a sus compañeros a retirarse y borrar el material visual que habían levantado. Aseguraron que una de las reporteras fue “manoseada” por maestros en el plantón, y en cada cobertura fueron comunes los insultos de “prensa vendida” y otros adjetivos. “Nosotros somos la cara visible de la prensa, los que levantamos de manera directa la información y, al igual que ustedes, somos trabajadores asalariados, no propietarios”, puntualizaron los agraviados en un pronunciamiento que entregaron a Manuel Mendoza, uno de los líderes de la Sección 7. Añadieron: “Como periodistas nos preocupa el clima de violencia hacia quienes nos desempeñamos en este oficio, y en mayor medida que este clima se haya generado en un sector que trabaja con el intelecto y además tenga a cargo la formación educativa y cívica de nuestros hijos. Más aún cuando ésta es la fracción que busca reivindicarse por una mejor calidad educativa”, subrayaron. Los reporteros admitieron que no todos los profesores han promovido las agresiones, sino que son “pequeños grupos radicales que existen al interior de su movimiento y que posiblemente lo hagan por ganar notoriedad y/o por falta de información”. Exigieron a la dirección del bloque democrático que oriente a sus agremiados para evitar el hostigamiento verbal y físico a los compañeros que cubren la fuente, así como garantías a su integridad como personas, y también demandaron una disculpa pública por las agresiones recibidas en fechas anteriores. Y advirtieron: “Caso contrario, aun cuando para nosotros su movimiento represente una fuente de información y empleo, nos veremos en la necesidad de mantenernos al margen”. El documento está firmado por los reporteros Alicia Izquierdo Torres, Claudia Lobatón Vázquez,  Lizzeth López González, Marco Astudillo, Ángeles Mariscal, Gabriela Coutiño, Carlos Pedraza Alonso, David Alonso Morales Gómez, José Domingo Pérez Sarmiento, Fredy Martín Pérez, Raúl Mendoza Vera, Edgar Hernández Clemente y Sandra de los Santos Chandomi, entre otros.

Comentarios