'Limpiarán' Boca del Río de delincuentes 'disfrazados de gente humilde'

miércoles, 29 de mayo de 2013
XALAPA, Ver. (apro).- El secretario de Seguridad Pública (SSP) estatal, Arturo Bermúdez Zurita, anunció hoy que, en coordinación con las autoridades municipales, en los próximos días instrumentarán un operativo para retirar de la vía pública a indigentes, limpiaparabrisas e inmigrantes en el municipio de Boca del Río. En entrevista, Bermúdez Zurita dijo que se retirará de la calle a “todos los delincuentes que se disfrazan de gente humilde”. La gente pobre que realmente pide limosna, aclaró, no será retirada, aunque no explicó la metodología para distinguir a los “delincuentes” de “la gente humilde”. Bermúdez, cercano al gobernador Javier Duarte, ha estado envuelto en la polémica por sus desatinadas declaraciones desde que asumió el cargo como titular de Seguridad Pública. Ante cámaras empresariales, el funcionario policiaco sostuvo que en el sexenio anterior “ser amigo de Los Zetas” era motivo de orgullo en Veracruz. Posteriormente, criminalizó al fotógrafo de Cuartoscuro, Félix Márquez, por haber captado imágenes de los grupos de autodefensa en el municipio de Tlalixcoyan. En esa ocasión, el funcionario sugirió que el fotoperiodista debería estar “en la cárcel”. Este miércoles el responsable de la SSP sostuvo una reunión con personal operativo de Boca del Río, en donde expuso que el operativo en las calles versará sobre el retiro de “halcones” y vigías del crimen organizado. “No se trata de retirar a la gente que vive humildemente, sino a los delincuentes disfrazados de gente humilde, quienes andan haciendo trabajo de escucha y observación de las fuerzas federales”, acotó. La medida del ayuntamiento de Boca del Río, de “modificar” su Bando de Policía y Buen Gobierno para retirar de cruceros y avenidas a las personas que ejercen la mendicidad, limpian parabrisas, cuidan vehículos o son inmigrantes, fue motivo de crítica este día por la Iglesia católica. Según Juan José Sánchez, vocero de la arquidiócesis de Xalapa, “no es una medida humanitaria” la decisión edilicia de retirar de las calles a los indigentes, migrantes y personas que trabajen de manera informal en la localidad. Sánchez Jácome pidió atender la situación de inequidad que se vive en el estado antes que tomar medidas represivas que sólo exhiben los polos de desarrollo o bonanza económica en contraste con los cinturones de miseria. El viernes 24, el ayuntamiento de Boca del Río aprobó por unanimidad regular todo tipo de actividades de personas que solicitan dádivas en la vía pública, como ambulantes, ‘franeleros’, limpiaparabrisas, menores de edad, indigentes, inmigrantes y malabaristas. El Cabildo argumentó razones de seguridad pública y protección civil para adoptar esas medidas y advirtió que ejercerá sanciones de responsabilidad civil o penal en aras de garantizar el bienestar de la ciudadanía.

Comentarios