Piden al gobernador de Chihuahua reconozca ola de inseguridad

domingo, 23 de junio de 2013
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- El dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Mario Vázquez Robles, conminó al gobernador César Duarte Jáquez que reconozca que hay un grave problema de inseguridad en el estado y recapacite dejando a un lado la retórica política. “Dicen que para poder resolver un problema es necesario reconocerlo… y aquí en Chihuahua está claro que el gobernador no lo quiere resolver”, dijo el líder panista en referencia a declaraciones del mandatario estatal en el sentido de que se están abatiendo mes a mes los índices de inseguridad en la entidad. Este sábado mientras Duarte encabezaba una reunión de seguridad con el grupo de Coordinación Operativo Chihuahua en Palacio de Gobierno, se registraron seis asesinatos en la capital y dos más en Camargo, detalló Vázquez Robles. A la reunión, abundó el panista, acuden los representantes del área de seguridad de los tres órdenes de gobierno, por lo que aprovechó para exhortar a las autoridades a reconocer primero que hay una problemática de inseguridad y en esa medida se podrán sentar a darle solución. “Hoy nos despertamos con dos ejecutados más y la cuenta sigue, no hay declaración alguna que cambie esa realidad, como tampoco se puede ignorar la ejecución de juez de Valle de Allende de esta semana que termina, los cinco muertos en el enfrentamiento en San Juanito, un levantón en Balleza, la reciente ejecución del candidato del PRI en Guadalupe y Calvo, y las constantes ejecuciones en la sierra y en Ciudad Juárez”, apuntó Vázquez Robles. Comentó que en el marco de dicha reunión el gobernador aseguró que el estado está recobrando la tranquilidad, aun cuando no cesan las ejecuciones. “Se incrementan los asaltos, secuestros y extorsiones; los municipios de la Sierra Tarahumara están en jaque por el dominio de los delincuentes y aun así César Duarte se atreve a asegurar que todo está bien”, afirmó el dirigente panista. Hoy por la madrugada dos hombres fueron asesinados en una vivienda de la colonia Lealtad II, en las calles 39 y Pablo Meoqui. Las víctimas tenían entre 40 y 45 años. Por la mañana Luis Ramón Guerrero Uranga, de 19 años, fue ejecutado frente al Registro Público de la Propiedad de Camargo. Con estos tres asesinatos, el número de asesinatos se eleva a 34 en ocho días.

Comentarios