Buscan desentrañar caso de estudiante de la UNAM desaparecido hace 2 años

martes, 25 de junio de 2013
OAXACA, Oax. (apro).- A casi dos años de la desaparición de Jesús Israel Moreno Pérez, estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), personal de la Secretaría de la Marina y de la Procuraduría General de Justicia del Estado reiniciaron las diligencias de búsqueda del cuerpo en la Laguna de Chacahua. Valentina Peralta Puga, integrante del Movimiento por la Paz, y Carlos Moreno, padre del estudiante desaparecido el 4 de julio del 2011, precisaron que por “cuestiones de seguridad” la búsqueda programada del 25 al 30 de junio tuvo que posponerse para mañana. El padre del universitario declaró que esta búsqueda sólo son “patadas de ahogado” de la Procuraduría de Justicia del eEstado, porque “no hay cuerpo, no hay argumentos, no hay una investigación real, sólo ofrecen evasivas”. Pese al “temor” que existe “de que desde la Procuraduría del estado nos quieran cerrar la boca allá (en Chacahua)”, decidieron ir para participar en la búsqueda del cuerpo de Israel, ya que presuntamente fue arrojado en ese lugar. Por lo pronto, Carlos Moreno compareció ante el órgano de control interno de la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde exigió –ofreciendo nombres y apellidos– que se investigue y finquen responsabilidades a los servidores públicos que realizaron el montaje del homicidio de Israel. De igual forma, presentó una denuncia de hechos ante el fiscal especializado para la atención de delitos cometidos por servidores públicos, quien estaba acompañado por la agente del Ministerio Público adscrita a la Visitaduría de Justicia del Estado de Oaxaca, Elisa García Cruz. La denuncia, precisó, es contra el personal de la Procuraduría por obstrucción de la justicia y para ello presentó documentos donde evidencia acciones irregulares realizados por la propia Procuraduría y firmados por diversos funcionarios. Según el titular de la Subprocuraduría para la Atención de Delitos de Alto Impacto (SADAI), Héctor Joaquín Carrillo Ruiz, el operativo estará a cargo del teniente de fragata, Arturo Morales Besachi. En enero de 2012, el procurador general de Justicia del estado, Manuel de Jesús López López, dio por esclarecido el caso del estudiante de la UNAM, Jesús Israel Moreno Pérez, al consignar a cuatro personas vinculadas con la muerte del joven universitario, pero sin haber un cuerpo de por medio. Carlos Moreno, padre del joven, no sólo rechazó totalmente el anuncio que hizo el funcionario, sino que consideró que fue una estrategia para darle “carpetazo” al caso, donde prevalecen una serie de inconsistencias. Por esta razón, dijo, la Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), atrajo el caso para continuar con las investigaciones: “No me han entregado un cuerpo”. Carlos Moreno sostuvo que “mientras no me entreguen un cuerpo, como padre me voy a aferrar a que mi hijo está vivo”. Entre las irregularidades, contradicciones e inconsistencias en las investigaciones que advirtió, sobresale el hecho de que se afirmó que a su hijo Jesús Israel le robaron su iPod cuando ni siquiera tenía. A ello se suma la ropa, que no coincide con la que llevaba, y sostuvo que el joven no intimó con los supuestos homicidas porque “es un muchacho muy retraído, no es sociable. (Dicen) que le robaron dinero… ¡si iba en plan austero! O que se le veía la coronilla, cuando él tiene el cabello largo y chino”. Los detenidos por al caso son Margarito González Domínguez El Colazo; Irene Méndez Graf La Güera; Honorio Corcuera Loyola El Cuche Macho y Javier Rodríguez Tapia. A decir del subprocurador Regional de la Costa, Francisco Javier Vázquez, de acuerdo con los resultados de las investigaciones, las cuatro personas trasladaron a Jesús Israel Moreno a bordo de una panga y se dirigieron al lado oriente de la isla. Posteriormente, aproximadamente a la mitad de la laguna, la víctima fue golpeada. Lo despojaron de su teléfono celular, un iPod, una cámara fotográfica y mil pesos en efectivo. Finalmente, Honorio Corcuera Noyola y Margarito González Domínguez lo apuñalaron, dijo. Aseguró que el cadáver fue tirado al mar, frente a la desembocadura de la laguna, y fue el 20 de julio cuando tiburoneros de la región localizaron el cuerpo, a 59 kilómetros de la bocabarra. El subprocurador regional de la Costa comentó que las investigaciones se realizaron con apoyo del Ejército y la Policía estatal, así como con pobladores del lugar.

Comentarios