Imposición de Aguilar Bodegas divide al PRI en Tabasco

jueves, 18 de julio de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La imposición de José Antonio Aguilar Bodegas como dirigente provisional del CDE del PRI en esta entidad, provocó una rebelión interna en el seno de ese instituto político. El exlíder estatal de Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) y aspirante a la dirigencia estatal del PRI, Félix Heladio Sarracino, dijo que la designación de Aguilar Bodegas fue “sin consenso” y lamentó que su partido no haya considerado a cuadros tabasqueños. “No hubo de parte de la dirigencia nacional consideración a los cuadros políticos tabasqueños para dirigir el Comité Directivo Estatal en su propio estado; hay muchos valiosos y con capacidad que pudieron haber asumido la dirigencia provisional”, recriminó. Aguilar Bodegas asumió el pasado martes 16 la dirigencia estatal del PRI en esta entidad, luego de que el exsenador Francisco Herrera León, concluyó el periodo estatutario y los grupos políticos locales no lograron definir el método para elegir al nuevo presidente del CDE. Para la vicecoordinadora de la bancada priista en el Congreso estatal, Esther Alicia Lutzow Dagdug, la llegada de Aguilar Bodegas representa “un retroceso” para la renovación de la dirigencia estatal, ya que “tendrá que iniciar de cero”, al nulificarse los avances que se tenían con los aspirantes. “EL PRI necesita al frente del su partido a una persona que tenga conocimiento pleno de la situación del priismo tabasqueño, de sus grupos, de los aspirantes, y Aguilar Bodegas desconoce la realidad del partido”, acusó. La inconformidad del priismo tabasqueño arreció al revelarse que Aguilar Bodegas fue buscado por la Interpol en enero de 2012 por los presuntos delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, en el que también estuvo implicado el exgobernador chiapaneco Pablo Salazar Mendiguchía. En esa fecha, la Interpol emitió una ficha roja a sus países asociados para buscar a Aguilar Bodegas, director en ese tiempo del corporativo Álvarez Puga y Asociados, luego de perder la gubernatura de Chiapas en 2006 ante Juan Sabines, éste último postulado por la alianza PAN-PRD. Un mes antes, en diciembre de 2011, la Procuraduría General de Justicia de Chiapas había informado que el Ministerio Público tenía pruebas de que el exgobernador Salazar Mendiguchía recibió diversas cantidades de dinero por ser "promotor" del corporativo Álvarez Puga y Asociados. "Entre los pagos comprobados que la empresa Álvarez Puga y Asociados realizó bajo la dirección de José Antonio Aguilar Bodegas se encuentra un depósito en una cuenta de Banorte en 2006, por 12 millones de pesos", denunció la Procuraduría chiapaneca. En 2009, en una cuenta de Santander, se depositaron a Salazar Mendiguchía 8 millones 423 mil 464 pesos por conducto de prestanombres, detalló la dependencia. Según la Procuraduría de Chiapas, Aguilar Bodegas era investigado por la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, en su carácter de director general y socio del despacho Álvarez Puga y Asociados, por haber dado indicaciones a sus subalternos para transferir recursos de diferentes cuentas bancarias. El corporativo Álvarez Puga y Asociados también fue investigado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), PGR y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por diversos delitos. Aguilar Bodegas tenías nexos de negocios con Salazar Mendiguchía, quien estuvo preso por delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Del 7 de febrero de 2008 al 30 de abril de 2011, el corporativo Álvarez Puga y Asociados, a través de las empresas Técnicas de Coordinación Administrativa y Grupo de Administración SA de CV, ingresó a una sola cuenta la cantidad de 494 millones 16 mil 576.18 pesos. Desde esta cuenta se detectaron diversos movimientos bancarios por más de 2.5 millones de pesos a favor de Aguilar Bodegas. Asimismo, se conoció que la empresa Aeraruim SA de CV tenía como trabajador a Aguilar Bodegas con sueldo de un millón 5 mil 945 pesos mensuales, que contrastaba con lo declarado por él mismo, al afirmar que percibía sólo 150 mil pesos como director general y socio de aquella firma. Entrevistado sobre estas denuncias, Aguilar Bodegas rechazó que tenga problemas con la justicia chiapaneca y responsabilizó a Sabines de emprender en su contra una persecución política y de haber orquestado todo para implicarlo en delincuencia organizada y lavado de dinero. “Fui un perseguido político del peor gobernador que Chiapas ha tenido en su historia, que es Juan Sabines Guerrero, un gobernador que dejó a Chiapas sumido en la pobreza, que engañó al pueblo de Chiapas y que dejó una deuda impagable de más de 40 mil millones de pesos que hoy todos los chiapanecos sufren y por lo mismo lo repudian”, manifestó. “Abusó de la autoridad, del poder y quiso inventar delitos de los cuales evidentemente nunca hubo fundamento; hay toda la exoneración jurídica correspondiente, no tengo en mi vida absolutamente nada que ver”, aseguró. Se calificó como “una persona transparente”, con más de 35 años en la vida política y pública de Chiapas, donde ha sido alcalde, diputado federal y local, líder del Congreso, senador de la República y candidato al gobierno del estado en 2006 por la alianza PRI-PVEM. “No tengo en toda mi vida nada de qué avergonzarme, ni como funcionario público ni como un político de elección popular. Mi vida en Chiapas es abierta, mi condición humana, mi condición social y mi condición económica, mía y de mi familia, siempre han estado a la vista de todo mundo”, sostuvo. Por último, dijo que no se encuentra amparado y que luego del desarrollo del proceso jurídico, la Procuraduría de Chiapas se desistió de la acción penal en su contra porque “no había delitos que perseguir”.

Comentarios