Dan último adiós a menores que fueron violadas y cercenadas en Tabasco

miércoles, 24 de julio de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- En medio del llanto, la indignación y la impotencia de familiares y amigos, María del Rosario y Diana Paola Campos Rivera fueron sepultadas esta mañana en el panteón municipal de Cunduacán. Previamente, en la parroquia de San Antonio de Padua, de la comunidad de Miauatlán, donde ocurrió el doble homicidio de la adolescente y niña de 14 y 10 años, el cura José de la Iglesia ofició una misa de cuerpo presente e hizo eco del clamor de todo un pueblo “sediento de justicia”. “Dios misericordioso de ti estoy sediento y nosotros estamos sedientos de justicia”, clamó el prelado. Posteriormente, en el parque central de Cunduacán, compañeros de la escuela secundaria Manuel Sánchez Mármol, donde estudiaba María del Rosario, la despidieron con Las golondrinas y Amigo. Amiguitos de Diana Paola, de la escuela primaria Rosendo Taracena, levantaron pancartas exigiendo justicia para las hermanas sacrificadas. Finalmente, encabezado por un vehículo militar en calidad de escolta, el cortejo fúnebre llegó al panteón central donde, cerca de las 11:00 horas, las dos menores fueron sepultadas. Las niñas fueron violadas y cercenadas en la ranchería Miahutlán, perteneciente al municipio de Cunduacán. Los cuerpos de  María del Rosario y Diana Paola fueron hallados por su madre, Josefa Rivera, la noche del lunes pasado.  

Comentarios