Alcanzan acuerdos Ángel Aguirre y pobladores de Xaltianguis

viernes, 26 de julio de 2013
XALTIANGUIS, Gro. (apro).- El gobierno de Ángel Aguirre se comprometió con los pobladores de Xaltianguis a no desarmar a la Policía Comunitaria y entregar tres camionetas a sus integrantes para que puedan realizar sus rondines. Aguirre Rivero también ofreció hablar con mandos militares para que éstos respeten las actividades de las guardias comunitarias, que decidieron encarar a la delincuencia después de la indolencia oficial. Luego de sostener una reunión en Casa Guerrero, el mandatario lamentó que se haya cerrado la carretera Acapulco-México, pues provocó daños a terceros. Un acuerdo más fue sostener una audiencia entre pobladores y el alcalde de Acapulco, Luis Walton, al que le presentarán un pliego de demandas. También se pactó que el próximo martes se realizará una reunión en este poblado para dar seguimiento a los acuerdos alcanzados esta noche. Previo a ello, los inconformes liberaron esta mañana la carretera federal México-Acapulco, al cumplirse 24 horas del bloqueo de esta vía para manifestar su apoyo al grupo de autodefensa y exigir el retiro del Ejército de esta zona colapsada por la narcoviolencia. A las 8:50, los inconformes decidieron replegarse y permanecer a la orilla de la carretera en espera de que el gobierno atendiera sus reclamos, luego de la mediación de Jaime Martínez Veloz, comisionado nacional para el Diálogo con los Pueblos Indígenas. Los pobladores de Xaltianguis demandan respeto y permanencia de la guardia comunitaria conformada el 15 de junio; también piden que Walton Aburto convoque a una sesión de cabildo abierto en este poblado, así como la puesta en marcha de proyectos productivos en la zona para abatir la pobreza y generar desarrollo. El bloqueo carretero en Xaltianguis se realizó a dos días de que el comandante de la 27 Zona Militar, Mario Lucio González Cortés, advirtiera que se desarmaría al grupo de autodefensa y consignaría a sus dirigentes pues, advirtió, el Ejército jamás se va a coordinar con civiles armados que se encuentran fuera de la ley. Los pobladores reprocharon la actitud de las autoridades castrenses que comenzaron a enviar tropas a partir de la conformación del grupo de autodefensa adherido a la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG), en este poblado ubicado a 50 kilómetros de Acapulco. La acción del Ejército fue calificada como insólita por los habitantes de este lugar, quienes denunciaron que los militares y las policías de los tres niveles no hicieron nada cuando la narcoviolencia tenía asfixiada a la población. Por ello, ayer por la mañana los inconformes bloquearon la carretera federal 95 para manifestar su respaldo al grupo de autodefensa y exigir el retiro de las tropas militares del poblado de Xaltianguis. Luego de replegarse y liberar la vía esta mañana, los manifestantes advirtieron que en caso de que las autoridades no atiendan sus demandas volverían a bloquear la carretera federal.

Comentarios