Liberan a párroco de Chenalhó tras permanecer cautivo más de 10 horas

jueves, 22 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F., 22 de agosto (apro).- El párroco de Chenalhó, Chiapas, Manuel Pérez Gómez, fue liberado esta mañana, luego de permanecer cautivo por más de 10 horas dentro de la escuela de la comunidad chiapaneca Colonia Puebla, “amarrado y amenazado con rociarle gasolina”, según denunció el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba). El subsecretario de Gobierno de la entidad, Mariano Díaz Ochoa, confirmó la liberación del cura, quien ayer fue retenido por indígenas evangélicos cuando acudió a la localidad para gestionar el retorno pacífico de familias católicas expulsadas hace un mes. De acuerdo con el alcalde de Chenalhó, José Arias Vázquez, el secuestro e intento de linchamiento inició al mediodía de ayer, cuando el párroco y el síndico Andrés Vázquez Gómez, así como un delegado del gobierno estatal, arribaron a Colonia Puebla para dialogar con las autoridades (evangélicos), a fin de que devuelvan a los creyentes católicos del templo del que fueron despojados. La presunta disputa del predio donde se localiza la ermita católica originó que en julio pasado fueran agredidos violentamente tres indígenas –dos de ellos bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)–, quienes fueron severamente golpeados amenazados con quemarlos vivos. Se les acusó falsamente de envenenar el agua. Después de esos hechos, 70 católicos abandonaron Colonia Puebla y se refugiaron en San Cristóbal de las Casas, donde denunciaron que sus vidas se encontraban amenazadas por la comunidad evangélica. Ayer, en un intento por dirimir el conflicto, el párroco y representantes gubernamentales acudieron a la comunidad para firmar un convenio de distensión, pero a su llegada los tres fueron privados de la libertad. “Al síndico y al delegado del gobierno estatal los soltaron después de un rato, mientras que al cura sí lo tuvieron encerrado hasta cerca de las 9:00 de la noche”, aclaró el alcalde. A esa hora, abundó, los evangélicos accedieron a liberar al cura Manuel Pérez Gómez, mediante la firma de un acuerdo con el gobierno estatal. El pasado martes 20, una turba de jóvenes apostados en el acceso a Colonia Puebla, a unos kilómetros antes de llegar a la comunidad de Yaxjemel, impidió el retorno de los desplazados católicos, quienes temen por la integridad de las familias que permanecen indefensas en el ejido. De nada sirvió la presencia de patrullas de las policías estatal y municipal, que ante la actitud agresiva de los jóvenes prefirieron dar vuelta y abandonar el paraje. Tampoco la presencia del asesor de la Subsecretaría de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Javier García Méndez, quien identificó la situación como “preparada” por los líderes presbiterianos y evangélicos y la autoridad comunitaria.

Comentarios