La CEDH denuncia trato cruel y degradante a presos en Cancún

viernes, 23 de agosto de 2013
CANCUN, Q. Roo, (apro).- La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) alista recomendaciones contra los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública (SESP), Carlos Bibiano Villa Castillo, y de la Dirección General de Ejecución de Penas y Medidas Judiciales, Luis Ignacio Moreno Mejía, y el director de la cárcel estatal de Cancún, Salvador Reyes Muñiz, por la golpiza que sufrieron nueve presos por parte de unos 25 internos del penal de esta ciudad. Apro tuvo acceso al proyecto de recomendación de la segunda visitaduría de la CEDH, en el que se establece un “trato cruel y degradante” y “la inadecuada ubicación” de los nueve presos, quienes resultaron severamente golpeados en lo que inicialmente se informó como un supuesto operativo para la detección de armas y sustancias prohibidas por parte de elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) en la reclusorio cancunense. Estos nueve presos estaban recluidos en un edifico conocido como Albatros” y fueron trasladados a otro, identificado como “la I”, en que el que estaban ubicados internos pertenecientes a Los Zetas. En sus indagatorias, el ombudsman establece contradicciones por parte de Villa Castillo, Moreno Mejía y Reyes Muñiz sobre el origen de la golpiza que sufrieron nueve integrantes del Cártel del Golfo (CdeG) por parte de 25 Zetas, en el área destinada a los miembros de este grupo criminal. Las principales contradicciones son sobre el motivo y las autoridades que ordenaron y participaron del operativo en el que resultaron lesionados los nueve presos. En su primer informe a la CEDH, Reyes Muñiz afirma que desconocía el operativo que se llevó a cabo el lunes 29 de julio. En un segundo reporte, el director de la cárcel establece que el operativo fue ordenado por Moreno Mejía y estuvo a cargo del responsable de la Fuerza Interinstitucional Policial (FIP), Higinio Sánchez Baltasar. Sin embargo, en su tercer informe a la CEDH, Salvador Reyes establece que el operativo fue acordado por el Comité Técnico I de este centro de reclusión, del que él forma parte, así como dos de sus subalternos, y Moreno Mejía. De igual modo, el director de la cárcel establece, en sus primeros informes, que el operativo fue para la verificación del operativo de revisión de armas y sustancias prohibidas, en que incluso la SESP emitió un comunicado en el que se informó del aseguramiento de 400 dosis de drogas. Pero luego Reyes Muñiz establece que estos nueve presos fueron trasladados a una celda de castigo, pues fueron acusados "a través llamadas anónimas” de que estaban extorsionado a los internos de nuevo ingreso. En tanto, Villa Castillo y Moreno Mejía corroboraron esta segunda versión del director de la cárcel. En otro de los puntos del proyecto de recomendación queda asentado que los tres funcionarios culpan a un solo custodio de ser el responsable de la golpiza de los nueve de presos, de los cuales dos tuvieron que recibir atención en el hospital general Jesús Kumate Rodríguez, de la Secretaría Estatal de Salud (Sesa). Villa, Moreno y Reyes establecen que el custodio, luego de pasar lista, dejó abierta el área donde estaban ubicados entre 150 a 180 internos pertenecientes a Los Zetas con las celdas de castigo, en donde fueron trasladados los nueve miembros del CdeG. Los funcionarios argumentaron que la tarea de "pase de lista" por área la realiza un solo custodio debido a la falta de personal en ese centro de reclusión.  

Comentarios