Por crisis financiera y conflictos, renuncia rector de la Universidad de Zacatecas

martes, 27 de agosto de 2013
ZACATECAS, Zac. (apro).- Hostigado por los sindicatos de trabajadores académicos y administrativos y presionado por la falta de recursos, el rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Armando Silva Chaires, presentó su renuncia al cargo. Unos dos mil integrantes del STUAZ –el sindicato de trabajadores administrativos– marcharon este martes por las calles principales de la capital del estado y llegaron hasta la sede de la Rectoría, para exigir una depuración administrativa y “la salida de aviadores” de la institución. El ahora exrector admitió que fue incapaz de gestionar más recursos ante el gobierno federal, por lo que hoy la UAZ tiene deudas con Hacienda, el ISSSTE e Infonavit, que entre todas suman 840 millones de pesos, además de pagos pendientes de prestaciones a los dos sindicatos. Para el presente año, el presupuesto aprobado por el Consejo Universitario asciende a dos mil 99 millones de pesos, pero el convenio de apoyo financiero no rebasó los mil 220 millones de pesos, según explicó el rector. “Lo anterior ha impedido que cubramos el pago de la seguridad social de este año, que representa una deuda acumulada de alrededor de 840 millones de pesos”, dijo. Incluso, reveló que acudió a la Ciudad de México para buscar entrevistarse con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, pero éste no lo recibió. Silva Chaires no llegó a cumplir el primer año como rector, de un periodo de cuatro para el que fue elegido en septiembre del 2012. La comunidad académica y universitaria de la UAZ está conformada por 35 mil estudiantes y unos cinco mil maestros. Hace ocho años, la UAZ fue rescatada financieramente de un endeudamiento superior a los 700 millones de pesos por intervención del gobierno de Amalia García y la Federación, aunque en dación la universidad debió entregar cinco inmuebles al ISSSTE. En tanto que los dirigentes del sindicato académico (SPAUAZ) y del administrativo (STUAZ), Antonio Guzmán y Rafael Rodríguez Espino –respectivamente–, acusaron al rector de haber abandonado la mesa de negociaciones con ambos para resolver el pago de prestaciones que está pendiente, y de haberse negado a que se practicara una auditoría a la casa de estudios por parte de la Auditoría Superior de la Federación, como le fue solicitado desde el mes pasado. También se quejaron del salario que percibía el rector, mismo que alcanzaba el millón 400 mil pesos. “Una mentada de madre para la sociedad”, señalaron. Según los representantes de ambos sindicatos universitarios, desde fines de junio se planteó ante la Secretaría de Hacienda la propuesta de hacer una reestructuración financiera para obtener un ahorro mensual de 18 millones de pesos, pero este proceso no fue continuado por el exrector. Ahora la UAZ enfrenta dos emplazamientos a huelga por parte de los sindicatos, uno para el 6 y otro para el 11 de septiembre. Los adeudos en prestaciones pendientes de cubrir a ambos sindicatos suman 33 millones de pesos. Como rector en funciones quedó el secretario general de la UAZ, Cuauhtémoc Rodríguez, en tanto se designa al nuevo rector por el consejo universitario en los próximos 30 días.

Comentarios