Magistrados morelenses se lían a golpes en sesión del Tribunal de Justicia

miércoles, 28 de agosto de 2013
CUERNAVACA, Mor. (apro).- El magistrado Miguel Ángel Falcón dijo que ya estaba cansado de que siempre lo acusaran de haber hecho mal su trabajo cuando fue presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ). Entonces, decidió resolver a puñetazos y mentadas de madre su inconformidad. Se paró de la silla que ocupaba, caminó hacia el otro extremo, donde se encontraba quien en su opinión ofendía su trayectoria. En el camino embistió a un compañero que intento frenarlo. Otro de sus colegas, el magistrado José Valentín, terminó en su silla casi recostado sobre una compañera juzgadora, que observaba atenta y nerviosa la furia de Falcón Vega. Nadie más se puso en su camino. Llegó por la espalda del lado derecho del magistrado consejero de la Judicatura, quien se acomodaba, desprevenido, en su silla. Falcón vio a su impugnador y le soltó tres golpes a dos manos. Mientras, Rubén Jasso se ‘enconchó’ para evitar ser golpeado en la cara. “¡Qué pedo!, ¡qué pedo!”, insistió el pendenciero juzgador. Después se escucharon gritos, principalmente de las magistradas, quienes se preguntaban el porqué de la riña y deploraban la actitud de sus compañeros. Así culminó la sesión del pleno de magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), quienes reunidos la mañana de este miércoles analizaban la respuesta que dio el pleno del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial de Morelos a una solicitud sobre los criterios aplicados por los consejeros para nombrar o remover a jueces interinos. La respuesta del órgano de control del Poder Judicial no gustó a los magistrados, quienes recriminaron que era una falta de respeto no atender la disposición, pero sobre todo acusaron un intento por ocultar la información. Fue el magistrado Juan Emilio Elizalde y Figueroa quien inició con los reclamos: “Hay una resistencia brutal por parte del Consejo de la Judicatura, y esa falta de respuesta es la que más lástima a este pleno, pero sobre todo que se diga que no hay que tocar ni con el pétalo de una rosa al Consejo, y éste siga haciendo y deshaciendo lo que le venga en gana. “Entonces hay que pedir al Congreso del estado, lo que de facto se da, que el Consejo está por encima del pleno, hay que formalizarlo. Estamos hablando de algo sacro, divino. Han hecho una gran labor para desatar un gran canibalismo, quiero felicitarlos. Nunca se había visto tal reyerta, falta de respeto, groserías que nos gastamos entre magistrados”, ironizó el juzgador. La respuesta vino de inmediato de la presidenta del TSJ, Nadia Luz María Lara Chávez, una de las autoras del documento cuestionado en el pleno. “No comparto lo de canibalismo. Dejemos de desgarrarnos las vestiduras y vayamos a lo importante. Dejemos el canibalismo y resolvamos”, propuso Lara Chávez para agilizar la sesión. En ese momento Rubén Jasso, representante de los magistrados ante el Consejo de la Judicatura, opinó que en todo caso debería darse una respuesta satisfactoria. Luego contraatacó. Pidió que la ampliación de la respuesta de la Judicatura considerara el periodo de Miguel Angel Falcón Vega como presidente de la Judicatura. Entonces estalló Falcón Vega. “A mí en lo personal ya me está cansando esta posición de que siempre hablan de lo que hice o dejé de hacer. Si hacen mal las cosas –reviró-- no se quieran justificar con cuestiones que se hicieron anteriormente. Yo qué tengo que ver ahora, la verdad me molesta. “No había intervenido, pero me parece estúpido; a mí me faltaron y no lo voy a permitir. Aquí lo que falta es liderazgo”, regaño Falcón Vega a la presidenta del TSJ. –Lo que falta es respeto. No voy a permitir que usted me falte al respeto. Por educación y caballerosidad le pido respeto a mi persona y a este pleno. Si usted quiera dar espectáculo, perdóneme –atajó la magistrada. “Nos estamos desgarrando las vestiduras inútilmente. Jamás he utilizado palabras altisonantes contra ninguno de ustedes. Esos ánimos nublan la visión”, cerró Lara Chávez. Finalmente, intervino el magistrado de la discordia: Rubén Jasso, quien con acento pausado y aparente parsimonia expresó que sólo era una propuesta que podría votarse o no. Pero volvió a atacar a Falcón Vega. “Sí, efectivamente, es una petición. Cada quien su conciencia. Pido a este pleno una moción de orden en cuanto a cómo estamos actuando. No es la primera vez de un insulto a la magistrada (presidenta), ya se le insultó una vez, ya se insultó otra vez, es una moción de orden”, remachó Jasso Díaz. Sin embargo, cuando terminaba su intervención ya tenía encima al magistrado Miguel Ángel Falcón, mentándole la madre y retándolo a golpes. Minutos después se conformaron dos bloques de magistrados. Los que apoyaron a la presidenta del TSJ y los que respaldaban al rijoso juzgador. Se acusaron mutuamente de “bárbaros” y de denigrar al Tribunal con esas actitudes. “Estoy avergonzado por intentar pegarle a mi compañero, pero no voy a permitir que se me acuse”, buscó justificarse Falcón Vega.  

Comentarios