Más de 100 familias se refugian en Colima ante violencia en Aquila, Michoacán

miércoles, 7 de agosto de 2013
COLIMA, Col. (apro).- La inseguridad prevaleciente en Aquila, Michoacán provocó en las últimas semanas la emigración de más de cien familias hacia el estado de Colima en busca de refugio, denunció en rueda de prensa una comisión de mujeres afectadas. Diana Cortés, vocera de las familias desplazadas, se quejó de que la policía comunitaria encabezada por Agustín Villanueva Ramírez, expresidente del Comisariado Comunal, ha sometido con amenazas de muerte a los habitantes que no simpatizan con ese grupo, además de que los ha despojado de su patrimonio. Indicó que el martes anterior se cumplieron 15 días de que el grupo encapuchado tomó Aquila y desde entonces éste se ha convertido prácticamente en un pueblo fantasma, debido al éxodo de una parte de los habitantes. Las mujeres responsabilizaron al gobierno federal de haber provocado esta situación, pues aseguraron que la Policía Federal ha respaldado al grupo de Agustín Villanueva, en tanto que el gobierno del estado no ha intervenido para restablecer el orden en la zona. Los miembros de la policía comunitaria, dijo Diana Cortés, tenían más de un mes acampando en un cerro cercano al pueblo, desde donde bajaban a levantar personas, golpearlas y privarlas de su libertad por horas o días, pero no habían podido instalarse porque tenían el rechazo de la población. Manifestó que el interés del expresidente del Comisariado Comunal no es sólo ejercer el poder en Aquila, sino mantener el control del dinero que paga la empresa minera Ternium a la comunidad por concepto de regalías por el uso de las tierras. A partir de que la Policía Comunitaria asumió el mando en Aquila, “un importante número de familias nos vimos obligadas a salir sólo con lo indispensable hacia el estado de Colima y aquí estamos en una situación desesperante al no poder regresar”, expresó Diana Cortés. Consideró urgente la intervención de los gobiernos federal y estatal, luego de lamentar que hace unos días entró el Ejército pero no desarmó ni desactivó a ese grupo, que por su parte se ha dedicado a robar en las casas solas, a comerse los animales y a presionar a los ciudadanos que no pueden irse para que se unan a sus filas. Hizo notar que las autoridades no han actuado a pesar de la existencia de órdenes de aprehensión contra los líderes del grupo comunitario por robo de patrullas y armas de la comandancia de la policía municipal Las familias desplazadas pidieron a las autoridades colimenses no etiquetar a todos los michoacanos como delincuentes, pues “nosotros somos refugiados en Colima y desde aquí pedimos al Comité Internacional de la Cruz Roja que intervenga en Michoacán, por la situación que estamos viviendo. “Culpamos al gobierno federal de Enrique Peña Nieto por la situación que está viviéndose en el pueblo de Aquila, ya que fue la Policía Federal la que impulsó, apoyó y armó a este grupo de encapuchados encabezados por Agustín Villanueva Ramírez, mismo que no lidera una policía comunitaria sino una gavilla de delincuentes que en esta zona de la Costa-Sierra-Nahua están robando, secuestrando gente, despojando de propiedades y corriendo a sus habitantes”, reza el comunicado leído por las mujeres.

Comentarios