Protestan comerciantes de Xoxocotlán contra construcción de una Chedraui

jueves, 12 de septiembre de 2013
OAXACA, Oax. (apro).- Comerciantes del mercado tradicional “Santa Elena de la Cruz” tomaron durante seis horas el palacio municipal de Xoxocotlán, en rechazo a la construcción de una tienda Chedraui supuestamente autorizada por el alcalde perredista José Julio Antonio Aquino. Según los inconformes, el presidente municipal “no nos quiere dar la cara desde febrero pasado”, y su representante les comunicó que la tienda comercial ya cuenta con todos los permisos para que a partir de la próxima semana empiece su construcción. “Eso nos va a venir a matar”, aseguraron. De acuerdo con el representante de los comerciantes, Alberto Matías Pérez, su negativa no es a la instalación de la tienda “o porque nos opongamos al desarrollo, sino que se construya enfrente del mercado, porque eso va a venir acabar con nosotros, va a venir a matar el mercado de Xoxo”. Los comerciantes cuestionaron que la empresa Chedraui exigiera a los arrendadores que tengan los permisos “sin restricciones ni condicionantes de conexiones a la red de agua potable y alcantarillado, telefónica, energía eléctrica y certificado de no afectación emitido por la Comisión Nacional del Agua”. Además, aclararon que este tipo de tiendas consumen demasiada agua y eso va a afectar seriamente a la población. “Lo único que pedíamos es tener una plática con el presidente José Julio Antonio Aquino, porque funcionarios del gobierno del estado dijeron que el único que tiene facultad de otorgar el permiso es el presidente, pero no nos quiere dar la cara”, dijo Matías Pérez. Contrario a ello, añadió, recibieron burlas de la representante municipal, Alejandra Hernández. Los comerciantes inconformes advirtieron que si la autoridad municipal no los recibe, iniciarán el procedimiento para que se le practique una auditorÍa, a fin de que explique cuánto le pagaron para autorizar la construcción. Hicieron hincapié en que la única reunión que sostuvieron con Aquino Antonio fue en febrero pasado, y desde esa fecha suspendió las sesiones de cabildo, porque ya no quiere que “las plegarias” sean dirigidas a él, pero “no es un ser supremo, al contrario, es un derecho que tenemos como mexicanos y él es un servidor público”, concluyeron.

Comentarios