Caso muertas de Juárez: acusan a empleados de funeraria de cremar restos equivocados

sábado, 21 de septiembre de 2013
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- Tres empleados de una funeraria fueron acusados de los delitos de inhumación, exhumación e irrespeto a cadáveres porque presuntamente cambiaron o fueron cómplices del cambio de los restos de dos mujeres encontradas en el Valle de Juárez. En julio pasado, las madres de las jóvenes Yanira Frayre Jáquez y Jessica Leticia Peña García recibieron los restos cambiados de sus hijas. Al enterarse, culparon a la Fiscalía Zona Norte e interpusieron una denuncia contra quien resultara responsable. La dependencia fincó cargos a la funeraria Perches de Ciudad Juárez, ya que presuntamente sus trabajadores son los responsables del cambio. La agrupación Justicia para Nuestras Hijas, como coadyuvante del caso, interpuso otra demanda el lunes 16 porque luego de iniciar el proceso contra los empleados, la madre de Jessica Leticia Peña García recibió de nuevo otros restos que no son los de su hija sino de una joven de Durango. Esta última denuncia es contra quien resulte responsable y aún no es consignada ante un juez, informó Norma Ledezma Ortega, coordinadora de la organización. En el caso de los empleados de la funeraria, la juez determinó que hay elementos necesarios para procesarlos, por lo que ordenó, como medida cautelar, la prohibición de que salgan de la ciudad y que acudan a firmar cada quincena. De no cumplir con esa medida, la juez Rocío González Lara les fijará prisión preventiva para evitar que evadan la justicia. Los tres acusados son el encargado de la funeraria, Carlos Rodríguez Gutiérrez; Susana Pérez Hernández, supervisora de la empresa y Raymundo Cuéllar. Los hechos presuntamente sucedieron el 11 de julio aproximadamente a las 14:00 horas, cuando Rodríguez Gutiérrez destruyó los restos de Yanira Frayre Jáquez en los hornos de cremación de la funeraria sin tener autorización del juez del Registro Civil ni de la Fiscalía. De acuerdo con el fiscal, los otros dos empleados se encontraban en la funeraria cuando sucedieron los hechos, específicamente en la capilla Jardines. Los tres se dieron cuenta de que se habían confundido los restos y no dieron aviso a la familia ni a las autoridades. Luego ordenaron colocar en un ataúd sellado otros restos óseos para que los entregaran a la familia y que no lo pudieran abrir. La audiencia de vinculación a proceso, donde se determinará su situación jurídica, fue programada para el 25 de septiembre a las 12:00 horas. El defensor de los acusados informó que pagaron a las familias 100 mil y 70 mil pesos. Los hechos María García, madre de Jessica Leticia Peña García, inhumó los restos de su hija en febrero del año pasado, después de haber encontrado parte del cadáver junto con otras jóvenes asesinadas. Las autoridades le entregaron paulatinamente los restos. En julio le dieron una pieza de cuatro centímetros que fueron identificados en el laboratorio Bode Technology. El mismo laboratorio identificó los restos de Yanira Fraire Jáquez, desaparecida el 26 de junio de 2010. Cuando María de los Ángeles Jáquez recibió a su hija para sepultarla, obligó a la Fiscalía a abrir el féretro de Yanira Fraire y encontró el hueso de menos de cuatro centímetros que en realidad pertenece a Jessica Leticia Peña García. Las autoridades reconocieron el error y culparon a la funeraria, donde incineraron el cuerpo de Yanira sin autorización porque lo confundieron con el de Jessica Peña. Pero María de los Ángeles dudó de esa versión y exigió una explicación convincente. Yanira Fraire desapareció cuando tenía 15 años al acudir a pagar la inscripción de la secundaria en la que estudiaba en  un banco del centro de la ciudad, donde han desaparecido decenas de jóvenes que fueron encontradas en el Valle de Juárez.

Comentarios