Acusan a abuelo de Velasco Coello de amenazar a indígenas

martes, 24 de septiembre de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El Comité para la Promoción y Defensa de la Vida “Samuel Ruiz García” del municipio de Chicomuselo denunció que sus integrantes fueron amenazados por el abuelo del gobernador Manuel Velasco Coello, Fernando Coello Pedrero. Afirman que les dijo que “contra todo”, él será quien explote los recursos minerales en la región, pues cuenta con el apoyo de los obispos y deberá contar con el respaldo de las comunidades indígenas “a los que siempre ha apoyado”. Enclavado en la Sierra Madre de Chiapas, los habitantes del municipio de Chicomuselo cuentan con un historial de lucha en contra de las mineras desde 2008. En noviembre de 2009 mataron a tiros a uno de sus líderes, Mariano Abarca Roblero. Pero frenaron la explotación minera de la canandiense Blackfire México Ltd. No han tenido la misma suerte con otras empresas. Denunciaron que el pasado sábado 21 de septiembre, Coello Pedrero, acompañado de otras personas, arribó a la parroquia de Chicomuselo, a cinco horas de Tuxtla, donde se han congregado los feligreses y miembros del Comité para la Promoción y Defensa de la Vida “Samuel Ruiz García”. Lo primero que encontró el abuelo del gobernador fue a un grupo de jóvenes que pertenecen a la coordinación juvenil de la parroquia de Chicomuselo, de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, que en ese momento se encontraban reunidos en el atrio del templo San Pedro y San Pablo de esta población. “Con una actitud prepotente”, presentándose como el abuelo del gobernador, preguntó por el sacerdote de la parroquia, y cuando los jóvenes le respondieron que no se encontraba en ese momento preguntó por la secretaria del párroco, que se encontraba a corta distancia de ellos. Cuando la secretaria le preguntó para qué lo quería, el anciano le dijo que lo andaba buscando para decirle que ellos van a explotar los recursos minerales en el municipio de Chicomuselo “y está por demás que se opongan, ya que él tiene el permiso de la gente de las comunidades, así que de nada le sirve oponerse si de todas maneras lo van hacer”. Según los activistas del comité antiminería, les comentó que los obispos de Chiapas son sus amigos y que ellos están de acuerdo con él en que se reabran las actividades mineras en ese municipio. Si el sacerdote se sigue oponiendo a la minería, dicen que amenazó, él puede hacer que lo saquen de la parroquia. Asimismo comentó que “tiene 60 años apoyando al pueblo de Chicomuselo y a los indígenas de Chiapas, por lo tanto lo deben de apoyar”. Después de escuchar a Coello Pedrero, la secretaria parroquial le comentó el trabajo que realiza la iglesia en Chicomuselo en la defensa de la tierra y el territorio, realizando diversas actividades “y que van a continuar defendiendo la vida porque este es el papel de la Iglesia en el mundo”. Después de escuchar esto, Coello Pedrero y sus acompañantes se retiraron del lugar y cuando él iba saliendo del atrio del templo comenzó entregar billetes de 500 pesos. El Comité ha sido un actor importante para frenar la actividad minera en la región. Aún recuerdan la muerte de Abarca Roblero, situación que obligó a los gobiernos estatal y federal a clausurar las actividades mineras en el ejido Grecia y el retiro de la empresa minera canadiense Blackfire. Durante más de cuatro años la Iglesia católica ha realizado diversas actividades, como talleres, encuentros, foros, peregrinaciones y denuncias públicas, con el objetivo de concienciar a las comunidades sobre los impactos ecológicos y los daños a la salud que causan las empresas mineras. En el municipio de Chicomuselo existen 16 concesiones mineras, más otras que se encuentran situadas en los municipios de Siltepec, Motozintla, Bejucal de Ocampo, entre otros, de la región Sierra del estado de Chiapas, alguno de ellos con una vigencia de 50 años, según la Secretaría de Economía. Los miembros del Comité señalaron que es mentira que el empresario que llegó a amenazarlos cuente con el apoyo clerical, pues “ni los obispos de la diócesis de San Cristóbal de las Casas ni el papa Francisco han aceptado los proyectos mineros como alternativa sustentable para los pueblos”. Y citaron unas palabras del obispo Felipe Arizmendi Esquivel en su mensaje el día 24 de noviembre de 2011 ante la presencia de más de 8 mil personas, frente a la catedral de San Cristóbal de las Casas: “Siempre sin motivo la actividad de las industrias extractoras se ha visto como una explotación injusta de los recursos naturales y de las poblaciones locales, reducidas, a veces a la esclavitud y obligadas a mudarse, abandonando sus lugares de origen… éstas como tantas otras actividades industriales tienen repercusiones ecológicas y sociales que pasan de una generación a otra”. Acoso de otros empresarios Afirmaron que en los últimos meses se ha intensificado la presencia de empresas mineras en este municipio con el propósito de convencer a las comunidades de que acepten los proyectos mineros, provocando con ello una situación de preocupación y molestia en los habitantes. Recientemente en el barrio Cuatro Caminos perteneciente al ejido Monte Sinaí, Chicomuselo, empresarios mineros fueron retenidos y posteriormente puestos en libertad. Del mismo modo en las localidades de Benito Juárez, Flores Magón, Nuevo Amanecer y Grecia, entre otros ejidos, la presencia de empresarios mineros ha ocasionado molestia en las comunidades debido a que éstos han manifestado que entrarán a extraer el mineral aunque no haya acuerdo de la comunidad, porque ellos tienen el apoyo del gobierno federal y estatal a través de policías y militares. Estas comunidades han manifestado su decisión de defender sus territorios ejidales elaborando actas de rechazo a toda actividad minera. Ante esta situación, el Comité de Derechos Humanos manifestó su preocupación, pues consideró que “las actitudes asumidas por los empresarios mineros provoca que las comunidades asuman la defensa de sus territorios a través de sus usos y costumbres y los obliga a enfrentarse con quienes intentan despojarlos de sus territorios generando un clima de desestabilidad en las comunidades y la región los cuales puede generarse un conflicto mayor”.

Comentarios