Alcalde de Playa del Carmen heredará a su sucesor obras inconclusas

miércoles, 25 de septiembre de 2013
CANCÚN., Q. Roo (apro).- El actual ayuntamiento de Solidaridad (Playa del Carmen) heredará siete obras inconclusas al nuevo alcalde, Mauricio Góngora Escalante, quien asumirá el cargo el próximo lunes 30. Pese a que el presidente municipal Rafael Kantún Ávila ofreció concluir las obras en octubre del año pasado, la mayoría de ellas, con un presupuesto de más de 386 millones de pesos, quedaron en el abandono. “Hay algunas de estas obras que parecen ruinas abandonadas”, señaló al respecto el exregidor Juan Carlos Beristain, el “hermano incómodo” de la “lady senadora” Luz María Beristain, acusado de presunto desvío de recursos. En la novena sesión ordinaria de cabildo, realizada el 19 de noviembre de 2011, el ayuntamiento de Solidaridad, dominado por el PRI, aprobó un crédito de 386 millones 326 mil 371 pesos con 40 centavos para siete obras. En su exposición de motivos, el entonces alcalde Filiberto Martínez Méndez argumentó que los recursos municipales resultaban insuficientes para cubrir las necesidades "más imperiosas de la población”. Precisó: “Actualmente, como es del conocimiento público, el municipio de Solidaridad experimenta un crecimiento poblacional más allá de los parámetros normales, lo que ocasiona una demanda ciudadana que se caracteriza por la necesidad de obras y servicios públicos, situación que se presenta en todas las latitudes municipales y sectores de la población sin distinción, por lo que en definitiva los recursos municipales resultan insuficientes para la cabal atención de estas necesidades. “Una de las responsabilidades de toda administración pública municipal es el hacerse de los recursos necesarios para cumplir oportunamente con esta obligación y cubrir las necesidades más imperiosas de la población, siendo una opción válida la contratación de empréstitos en las condiciones más apropiadas que permitan al municipio generar las inversiones públicas productivas que requiere”, puntualizó el exalcalde en su exposición para solicitar la autorización del empréstito. El crédito fue aprobado por unanimidad para la realización de siete obras: la ampliación del edificio de la Dirección Municipal de seguridad Pública, al que se le destinaron dos millones 882 mil 879 pesos; el Centro Deportivo y de Protección (Cedepro), 32 millones 244 mil 048 y 55 centavos, y la remodelación de la Unidad Deportiva Mario Villanueva Madrid, 41 millones 488 mil 199 pesos y 74 centavos. Asimismo, la Unidad Deportiva Riviera Maya, con 18 millones 121 mil 235 pesos; la delegación de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, 17 millones 925 mil 802 pesos y 43 centavos, y la primera etapa del nuevo Palacio Municipal, 86 millones 055 mil 369 pesos y 18 centavos. Dentro de este crédito también se incluyó la adquisición de arcos detectores de metales para vehículos, con una inversión de 83 millones 315 mil 862 pesos. Pasaron 19 meses desde la autorización del crédito, y ni Martínez Méndez ni Kantún Ávila metieron el acelerador para concluir las obras. Tampoco fueron adquiridos los arcos de seguridad para las entradas de la ciudad. El exregidor Juan Carlos Beristain obtuvo un informe oficial del avance físico de las edificaciones, que debieron haber quedado terminadas en febrero de 2013, de acuerdo con el propio calendario de ejecuciones de la Dirección General de Obras Públicas. Señaló que en la Octava sesión del Comité de Planeación para el Desarrollo del Municipio (Coplademun) se dio a conocer el avance financiero de las siete obras financiada, y se informó que ya se habían aplicado 224 millones 454 mil 303.93 pesos. Sin embargo, todas las obras –dijo– están detenidas, a excepción de la ampliación del deportivo Mario Villanueva, “donde sí ven personas trabajando”. Agregó: “Las otras están detenidas. El cada más dramático Teatro de la Ciudad parece una ruina abandonada”. En la primera semana de mayo pasado, Martínez Méndez pidió licencia para buscar una diputación, y en su lugar fue nombrado Rafael Kantún Ávila, quien se desempeñaba como síndico. Junto con Martínez Méndez también renunció el entonces tesorero, José Luis Toledo Medina, quien en días pasados fue nombrado como presidente de la Gran Comisión de la XIV Legislatura.

Comentarios