Secuestra a su novia; la saca del laboratorio escolar a media clase

jueves, 26 de septiembre de 2013
COLIMA, Col. (apro).- Armado con una pistola de plástico, un joven de 17 años de edad privó temporalmente de la libertad a su novia —un año menor que él—, a la que sustrajo por la fuerza de las instalaciones del Bachillerato 30 de la Universidad de Colima, ubicadas al sur de esta capital. Sin embargo, poco después de ocurrido el suceso el menor fue detenido por la Policía de Procuración de Justicia (PPJ), mientras trasladaba a su víctima por una de las avenidas de la ciudad a bordo de un automóvil Nissan tipo Sentra. De acuerdo con versiones recabadas por la agencia Apro entre estudiantes que presenciaron el hecho, alrededor de las 12:30 horas el agresor, quien es alumno de quinto semestre en el mismo plantel, se introdujo al laboratorio para obligar a salir a la joven, mientras amenazaba con el arma a un profesor que impartía en esos momentos la materia de Física a estudiantes de tercer semestre. Entre reclamos de varias alumnas que trataron de impedir el hecho, el muchacho cruzó el patio apuntando a su novia y al llegar a la puerta amagó al vigilante para que les permitiera salir, mientras que algunos jóvenes reportaban a las autoridades vía telefónica lo que estaba ocurriendo. Minutos después llegó la policía y cerró las puertas del bachillerato, impidiendo la salida y entrada de personas, mientras se montó un operativo en la ciudad para localizar el vehículo. La salida de estudiantes se permitió después de las 13:10, cuando se confirmó que el presunto responsable había sido detenido y se descubrió que el arma que portaba era de juguete, mientras algunos padres de familia empezaban a concentrarse afuera del edificio escolar. Una alumna de tercer semestre relató que el acontecimiento sorprendió a toda la comunidad estudiantil, porque el joven era considerado alguien tranquilo y amable, que siempre andaba acompañado de su novia a la hora del receso. Esta tarde, la Universidad de Colima emitió un comunicado en el que lamentó el suceso y refirió que desde el primer momento estuvo en contacto con la Procuraduría General de Justicia del Estado (PJGE). “La Universidad, desde los primeros minutos en que ocurrió el hecho, a través del director del plantel y de su abogado general, estuvo atendiendo la emergencia y trabajando estrechamente con las autoridades de justicia estatal”, indicó. Asimismo, reconoció “el gran apoyo y la eficacia con que las autoridades estatales de justicia cumplieron con su trabajo, para que la joven pudiera volver pronto al lado de sus padres”, en tanto que abogados de la institución están asesorando y respaldando a la familia de la joven durante su comparecencia ante las autoridades. Sostuvo que estará atenta para brindarle apoyo psicológico a la alumna afectada y aclaró que no tolerará “este tipo de acciones que dañan la armonía de la casa de estudios”, por lo que “en este caso —advirtió— se procederá conforme a la normativa universitaria”. Según el boletín de la institución educativa, las clases continúan normalmente en esta casa de estudios, y aclaró también que “no hubo jóvenes golpeadas, sólo crisis nerviosas que fueron atendidas de manera oportuna por la Cruz Roja y por autoridades del plantel”. Hasta las 21:00 horas, la PGJE no había emitido información oficial al respecto.

Comentarios