Tabasco, ejemplo de la "devastación" generada desde el poder: Núñez

lunes, 30 de septiembre de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Tabasco es ejemplo de la “devastación” producida por acciones deliberadas y planeadas de abuso de poder, expuso el gobernador Arturo Núñez al inaugurar el Foro Internacional para Prevenir la Corrupción, en el que participan representantes de la ONU y de 24 países de África, Asia, Europa y América Latina. El mandatario tabasqueño destacó que los actos de corrupción cometidos por regímenes priistas anteriores socavaron la confianza ciudadana, restaron credibilidad a la función pública y frenaron las oportunidades de desarrollo y bienestar social. Núñez Jiménez aseguró que para revertir este panorama ya se aplican en Tabasco nuevos sistemas de planeación, capacitación de funcionarios, simplificación administrativa y actualización de sistemas de control, evaluación y auditoría gubernamental. Además, dijo, hay acciones para la creación de mecanismos de vigilancia en materia de adquisiciones, apertura informativa y colaboración con el gobierno federal y la sociedad civil para reforzar esta cruzada. “Todos estos esfuerzos van encaminados a recuperar en el mediano plazo la confianza de la ciudadanía en las instituciones y en la conducta de los servidores públicos, abatiendo ese incentivo tan perverso que es la impunidad y demostrando que un mejor gobierno sí es posible”, puntualizó. El gobernador planteó el relanzamiento de la lucha anticorrupción, pero a partir de una visión de Estado, porque de otra manera será muy difícil atacar de raíz “un problema tan profundo como extendido”. El jefe de la Unidad de Capacitación y Administración de la División de Administración Pública y Gestión del Desarrollo de la ONU, John-Mary Kauzya, sostuvo que no habrá ningún tipo de desarrollo para un país en tanto no se combata la corrupción, ya que obstruye todo progreso y esta no es una lucha en la que basten “las buenas intenciones”. Luego manifestó que para lograr el desarrollo de las sociedades del mundo se requiere impulsar un servicio público integral, profesional y ético. “Las leyes anticorrupción deben fortalecerse para someter a los funcionarios públicos a una regulación clara, basada en los valores, la ética, el desinterés y al altruismo”, apuntó. Kyoung Yul Bae, integrante del Comité Asesor del Proyecto en Gobernanza de la ONU, destacó que en la lucha anticorrupción no sólo es necesario generar un catálogo de buenas intenciones, sino llevar a la práctica las acciones que permitan garantizar al pueblo la transparencia  y honestidad en la aplicación de los recursos públicos. Al participar con la ponencia magistral “Prácticas y lecciones para la prevención de la corrupción en el ámbito internacional”, Yul Bae valoró el ejemplo del gobierno de Arturo Núñez para tomar con seriedad el tema al no dejar pasar acciones deshonestas de exfuncionarios públicos. La diputada Arely Madrid Tovilla, presidenta de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción del Congreso de la Unión, reconoció la voluntad política del mandatario tabasqueño para fomentar la cultura de la transparencia. La legisladora sostuvo que aunque el gobierno federal ha avanzado con las iniciativas para reformar el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), es necesario seguir trabajando para establecer administraciones públicas con liderazgo, profesionalismo, ética e integridad. Jhon-Mary Kauzya, jefe de la Unidad de Administración Pública y Capacitación de la División de Administración Pública y Gestión del Desarrollo de la ONU, señaló que las leyes anticorrupción deben fortalecerse para someter a los funcionarios públicos a una regulación clara basada en los valores, la ética, el desinterés y el altruismo. “A veces se tienen leyes y normas, pero no influyen en el comportamiento de los funcionarios y, para empezar a corregir esto, es necesario iniciar un proceso transformativo”, planteó. Odette Ramsigh, ejecutiva del Grupo de Recursos Humanos para la Salud Metropolitana en Sudáfrica, testimonió de cómo su país inició hace 19 años, con el liderazgo de Nelson Mandela, una lucha frontal contra la corrupción para transformar el servicio público, lo cual ha permitido tener mayor equidad e igualdad entre sus habitantes separados por el racismo. Munira Aminova, académica de la Universidad Libre de Bruselas, dijo que para tener un servicio público profesional los gobiernos tienen que establecer un código de conducta que incluya valores como la imparcialidad, integridad, igualdad, neutralidad y respeto de las leyes, así como eficiencia y efectividad para garantizar el buen uso de los recursos para obras de beneficio social. El Foro Internacional para Prevenir la Corrupción se clausura mañana y se realiza en Tabasco por iniciativa de la ONU, el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) y la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).

Comentarios