Policía detenido por plagio muere bajo custodia de la Procuraduría de Tabasco

lunes, 13 de enero de 2014
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Bajo acusaciones de tortura, este mediodía fue sepultado el policía municipal Mateo Jacinto Rodríguez, arrestado junto con otro uniformado cuando pretendían secuestrar a un ganadero en el municipio de Huimanguillo, el pasado viernes 10. La viuda, Ariana Escudero Montejo, insiste que su esposo fue torturado y asesinado durante su arresto. Tenía 16 años como agente de Seguridad Pública de Huimanguillo y no estaba enfermo, dijo. Las pruebas “más contundentes” son las fotos que los servicios periciales de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) le tomaron al cadáver en la morgue antes se entregarlo a su familia, puntualizó. “Mi esposo fue torturado. Tenía un oído reventado, lesiones en sus piernas y marcas en sus brazos. Murió por el dolor de los golpes que le propinaron en la Fiscalía (del Combate al Secuestro). Las autoridades quieren proteger a los asesinos”, denunció. No obstante, para la PGJ el policía murió a causa de “un infarto agudo al miocardio”, después de “sentirse mal” cuando se encontraba detenido en la Fiscalía. El agente y otro policía municipal activo fueron detenidos por elementos de Seguridad Pública de Huimanguillo el pasado viernes 10, cuando pretendían secuestrar a un ganadero de la región. Mediante un comunicado, la PGJ informó que los dos uniformados fueron puestos a su disposición a las 18:50 horas de ese día, “por su probable participación en diversos plagios” en la región. Manifestó que el agente Jacinto Rodríguez fue valorado por el médico legista de la institución, quien en ese momento certificó que no presentaba huellas de lesión externa, en coincidencia con la valoración médica previamente practicada por la policía municipal de Huimanguillo al momento de su detención. Sin embargo, alrededor de las 00:30 horas del sábado 11, el agente del Ministerio Público adscrito a la Fiscalía para el Combate al Secuestro “recibió el aviso de uno de los custodios del área de detenidos de que el C. Mateo Jacinto Rodríguez comenzó a sentirse mal, por lo que se ordenó su traslado inmediato al Hospital Juan Graham, al que arribó al área de urgencias a la 01: 00 horas de este día”. A su arribo al nosocomio, detalla el comunicado de la PGJ, “el personal de urgencia no se encontraba en ese momento, por lo que los elementos de la Policía de Investigación se dieron a la tarea de localizar una camilla para que recibiera la atención debida”. Inmediatamente después, “los médicos del Hospital Juan Graham lo valoraron y determinaron que ya había fallecido, por lo que se dio aviso al Ministerio Público, quien una vez constituido dio fe de los hechos y ordenó su traslado al Servicio Médico Forense (Semefo)”. Posteriormente, en presencia de personal de Derechos Humanos de la PGJE, así como de una médico legista de la Procuraduría General de la República (PGR), delegación Tabasco, “se procedió a videograbarlo y a la práctica de las fijaciones fotográficas, previo a la necropsia”. El mismo procedimiento se siguió durante la práctica de la necropsia, “la cual determinó que el C. Mateo Jacinto Rodríguez falleció de un infarto agudo al miocardio, habiéndose remitido al Laboratorio de Patología muestras de tejidos cardiaco, renal y hepático para su estudio correspondiente”. En posterior rueda de prensa, el procurador Fernando Valenzuela Pernas aseguró que no hubo negligencia médica en la muerte del policía, ya que fue recibido en urgencias del Hospital Juan Graham y después canalizado al área de choque, “lugar donde fue atendido por una doctora, misma que fue quien declaró a esta persona fallecida”. El funcionario estatal dijo que se enviarán a pruebas de laboratorio las muestras del tejido cardiaco, renal y hepático, con el propósito de descartar que el agente muerto fuera torturado. Reiteró que la detención de Mateo Jacinto fue con motivo de una amplia investigación que la Fiscalía para el Combate al Secuestro realiza en el municipio de Huimanguillo por los constantes plagios cometidos en las últimas fechas. Y que para descartar la práctica de tortura instruyó al Ministerio Público la aplicación del Protocolo de Estambul “a la totalidad de los detenidos relacionados con los hechos ocurridos el pasado viernes 10 de enero en el municipio de Huimanguillo”. Valenzuela Pernas resaltó que como resultado de las investigaciones en el combate al secuestro en la región de la Chontalpa, particularmente en los municipios de Cárdenas y Huimanguillo, del 1 de enero a la fecha se ha logrado la detención de 21 personas presuntamente vinculadas a este delito. Aseguró que los detenidos no se encuentran incomunicados, y prueba de ello –destacó– son las actas de visita de sus familiares y la propia fe de los respectivos actuarios del Poder Judicial de la Federación, en razón de los amparos promovidos. Por su lado, la policía estatal tomó desde ayer el control de la seguridad pública en Huimanguillo, previo desarme de los agentes en servicio. Este lunes se desahogaron dos diligencias relacionados con este caso. Una de ellas por parte de peritos de la PGJ, concerniente al dictamen médico psicológico especializado para posibles casos de tortura y/o maltrato (Protocolo de Estambul) a los policías de Huimanguillo que se encuentran a disposición de la Fiscalía Especializada para el Combate al Secuestro. Paralelamente, personal de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) constató el estado físico y psicológico de los elementos policiacos, a solicitud de la PGJ. El dirigente estatal del PRI, Erubiel Lorenzo Alonso Que, calificó de lamentable la situación que prevalece en la entidad en materia de seguridad, y afirmó que no se puede tener y vivir en un estado donde se atropellan los derechos humanos de los ciudadanos. “Me uno a las voces que exigen transparencia en las investigaciones del caso del agente de la policía municipal de Huimanguillo”, demandó, y exigió que no sea sólo la Comisión Estatal, sino también la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la PGR, las que investiguen a fondo este caso “para ver que realmente no fue un exceso, pero sobre todo que se aclaren todas las percepciones que manifiestan los tabasqueños”.  

Comentarios