"Desesperación" lleva a desempleado a secuestrar a una estudiante del Tec

martes, 21 de enero de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- Agentes ministeriales rescataron esta tarde a una estudiante del Tec de Monterrey, quien horas antes había sido secuestrada por un hombre egresado de esa misma institución. Al ser detenido, Rubén Eduardo Cantú, de 26 años, dijo que actuó “por desesperación” al encontrarse sin empleo. En rueda de prensa, el procurador Adrián de la Garza Santos informó que los elementos del grupo antisecuestros de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) capturaron a Cantú Guajardo en el interior de un hotel de San Nicolás, donde mantuvo cautiva a la mujer durante dos horas. La afectada resultó ilesa y el fallido secuestrador no pertenece a alguna banda delictiva, admitió el funcionario. Los hechos ocurrieron a las 15:00 horas, cuando el hombre eligió por azar a la mujer, quien circulaba en su vehículo. Entonces, Adrián amagó con un arma corta a la chica de identidad no revelada y, tras esposarla, la obligó a subir al automóvil en el que ella se transportaba. Juntos se trasladaron al estacionamiento de un cine cercano al Estadio Tecnológico, de donde el secuestrador condujo su propio auto a un hotel ubicado sobre la avenida Universidad, en San Nicolás. El hombre contactó a los familiares de la víctima para pedir un rescate y el padre de ella denunció el hecho a la Procuraduría General de Justicia (PGJ). Los investigadores rastrearon la llamada, localizaron el coche de la mujer y siguieron las pistas que los llevaron al hotel donde, a las 17:30 horas, encontraron al secuestrador y a su víctima. Antes de entregarse, Rubén Eduardo amenazó con suicidarse, aunque fue disuadido por los ministeriales. El procurador dijo que en la habitación donde los dos estaban fueron halladas las esposas usadas para someter a la plagiada, así como teléfonos celulares y cinta canela. No obstante, De la Garza Santos señaló que el hombre carece de antecedentes delictivos y tampoco forma parte de algún grupo criminal. El joven dijo que había cometido el delito por desesperación, pues buscaba dinero para ayudar a su familia. El titular de la PGJ señaló que después del secuestro se reforzaron los rondines de diversas corporaciones por el sector del campus central del Tecnológico, donde se encuentra el estadio de futbol.  

Comentarios