Liberan a excandidato a la gubernatura del PAN en Chiapas

miércoles, 29 de enero de 2014
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., (apro).- El excandidato del PAN a la gubernatura, Emmanuel Nivón González, fue liberado la noche del pasado martes 28 al ser absuelto de los delitos de amenaza y extorsión. El exalcalde permaneció sólo 10 meses en prisión y curiosamente nunca fue procesado por las acusaciones de corrupción que pesaban en su contra. La madrugada del 24 de marzo del 2013, agentes de la policía municipal de Tapachula detuvieron a Nivón González cuando, ebrio, escandalizaba en el interior del bar “El Jacalito”. Ahí amenazó de muerte y trató de extorsionar al titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, Carlos Rosales Amaya. El exalcalde tapachulteco y excandidato a gobernador del PAN fue puesto a disposición de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), donde Rosales Amaya, declaró que el exalcalde lo amenazó que le causaría graves daños de continuar con las investigaciones en torno a los 70 automóviles que fueron rematados a una sola persona en 140 mil pesos, es decir, en dos mil pesos cada vehículo, durante su mandato. Nivón González fue puesto a disposición de la Fiscalía de Distrito Fronterizo Costa de la propia PGJE, en donde se inició la averiguación previa número 270/CO49-CT2/2013, por los delitos de amenazas y extorsión en grado de tentativa. El 30 de marzo un juez le dictó auto de formal prisión por esos delitos, sin embargo, nunca se le juzgó por los presuntos delitos cometidos como alcalde de uso indebido de la función pública ni por malversación de fondos, pese a las denuncias que hicieron públicamente regidores de su administración. Amigo personal del exgobernador Juan Sabines y de su excoordinador de asesores, Nemesio Ponce Sánchez, en el 2012 el Congreso del estado le dio licencia para dejar el cargo de alcalde en Tapachula para postularse como candidato a gobernador por el PAN; hizo la solicitud fuera de tiempo y no cumplía el requisito ya que no había entregado la cuenta pública municipal del 2011. De acuerdo con la notificación firmada por el auditor especial de Planeación e Informes del Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado (OFSCE), Antonio Ovando Ocaña, y con base en lo establecido por los artículos 24 de la Ley de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Municipal y el 9 de la Ley de Fiscalización Superior del Estado de Chiapas, el ayuntamiento de Tapachula tenía el deber jurídico de presentar los avances mensuales de la cuenta pública de esos meses, a más tardar el día 15 del mes siguiente al que correspondía. Se le notificó a Nivón González que “en consecuencia y tomando en consideración que en la fecha en que se cometieron las irregularidades de conformidad con lo establecido en el artículo 21 de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Chiapas, formaba parte del ayuntamiento, con las prerrogativas y deberes que ello conlleva y ante el incumplimiento de las obligaciones, por tales omisiones se ha hecho acreedor de una multa consistente en 500 salarios mínimos por cada infracción cometida, que en total suma 206 mil 780 pesos”. Después de participar como candidato a gobernador, en julio volvió a la alcaldía y dejó el cargo el 30 de octubre, pero según su sucesor dejó en las arcas sólo cinco pesos con 22 centavos. A decir de su sucesor del PRI, Samuel Chacón Morales, tan sólo un año y ocho meses que estuvo Emmanuel Nivón al frente del gobierno, dejó una deuda de 504 millones de pesos: 130 millones en gasto corriente, 244 millones de fondos federales y 130 millones en el Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Tapachula (Coapatap). “Era su obligación dejar 27 millones de pesos para el pago de aguinaldos, pero tampoco lo hizo. Hay varios contratistas a quienes se les pagó por obras que encontramos abandonadas, muchos de ellos ni aparecen”, dijo Chacón Morales a un diario local. Sólo en 2012, la administración de Nivón recibió un presupuesto de 606 millones de pesos. Pero todo desapareció. A pesar de tales hechos, Nivón está libre.

Comentarios