Por "decreto", reducen cifra de feminicidios en Quintana Roo

viernes, 3 de enero de 2014
CANCÚN, Q. Roo (apro).- Por “decreto”, el procurador Gaspar Armando García Torres redujo drásticamente el número de feminicidios en la entidad. De 13 casos que se habían contabilizado hasta junio pasado, García Torres redujo la cifra a sólo uno. El funcionario reconoció que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) determinó tipificar como feminicidios sólo cuando se trate de asesinatos seriales contra mujeres. Y justificó esta interpretación legal con el argumento de que la PGJE está ante el riesgo de que el Poder Judicial deseche como feminicidio una acusación de un homicidio contra una mujer y el responsable salga libre. “No hemos tenido casos que pudiéramos catalogar como feminicidios. Porque nosotros no hacemos, incluso cuando tenemos un hecho (de homicidio contra una mujer), aunque sea violento, porque corremos el riesgo de que si no se dan los elementos de feminicidio como tal, puede el acusado obtener su libertad”, dijo en rueda de prensa, en Chetumal. García Torres indicó que el único proceso de feminicidio en la entidad fue contra Jorge Rosales Piña, quien está bajo proceso por el asesinato de cuatro prostitutas en Chetumal. También refirió que este sujeto perpetró los asesinatos de sexoservidoras como efecto de una experiencia que tuvo con una prostituta que lo contagió de sida. Sin embargo, descartó otros casos, como el de una joven chiapaneca, quien apareció muerta en un cuarto de hotel del centro de Cancún. Además desechó el caso de una mujer cuyo cuerpo fue encontrado desnudo en la vía pública en una colonia popular en diciembre de 2013. De hecho, hasta el 30 de julio pasado la Unidad de Comunicación Social de la PGJE reportó 13 feminicidios sólo en el municipio de Benito Juárez (Cancún). El artículo 89-bis del Código Penal del estado penaliza el delito de feminicidio. García Torres señaló que la PGJE prefiere tipificar como homicidio calificado y no como feminicidio cuando se trata del asesinato de una mujer. “El feminicidio, en términos generales, va enfocado a que el delito se comete por el asunto de género. Es decir, es sólo una fobia, un coraje al solo hecho de que se trata de una mujer”, sostuvo. De esta manera, descartó que el asesinato de una mujer, “por infidelidad”, sea un feminicidio. “Una cosa muy diferente es que sea por coraje del hombre a la mujer, ya sea por infidelidad o por lo que quieras, pero eso no es un feminicidio, porque no hay una cadena de que lo está haciendo con un ánimo de querer acabar con una cuestión de género”, alegó. Además, destacó que en el Código Penal el homicidio calificado tiene la misma penalidad que el feminicidio, que es de 25 a 50 años.

Comentarios