Funcionario de NL acusado de misógino por dudar de la capacidad de las mujeres

viernes, 31 de enero de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- El regidor priista de esta capital, Arturo Pezina Cruz, fue acusado de misógino por panistas después de que el jueves 30, en la sesión de Cabildo, pusiera en duda la capacidad de las mujeres para ocupar puestos públicos. Enfadada, la alcaldesa Margarita Arellanes demandó este viernes que su compañero en el cuerpo edilicio retire su ofensa. La polémica comenzó en la sesión de ayer en momentos en que se debatía sobre el recién estrenado sistema de transporte Ecovía, que ha confrontado al municipio panista de Monterrey, con el gobierno estatal priista. Los del PAN proponían que fuera la administración estatal de Rodrigo Medina la que asumiera la totalidad de gastos generados por los trabajos de construcción de la vía que une los municipios de García, Monterrey y Guadalupe. La regidora Irasema Arriaga pidió al coordinador de la fracción priista Eugenio Montiel que dejara de intervenir, pues ya había agotado sus tres turnos reglamentarios. Entonces, el aludido sacó de entre sus ropas un ábaco, como una forma de decirle a la regidora que aprendiera a contar. El panista Oscar Mendoza acusó a Montiel de haber actuado con hostilidad y falta de respeto hacia su compañera, al mostrar el instrumento de cálculo. Fue entonces cuando intervino Pezina en defensa de su correligionario: “No creo que se esté violentando o tratando de lastimar a ninguna persona por su género. Todos somos seres humanos. No creo que hubo ese tipo de desviaciones, de que la agrede o la lastima, por ser mujer. Creo que no”. “El ser humano tiene que ser medido por su capacidad”, arremetió. “Recientemente se manejó la equidad en puestos públicos y creo que es lo más correcto. Incluso, no debía ser limitativo, porque si fueran más las mujeres capaces que los hombres, pues debería haber más diputadas o más regidoras mujeres que hombres", sentenció. La alcaldesa Arellanes hizo sonar la campana que marca el inicio y final de la sesión, y reclamó a Pezina: “Regidor, le pido que acote su comentario”. De inmediato se levantaron de su asiento y se retiraron enfadadas las regidoras Norma Paola Mata, Erika Moncayo y Sandra Peña. Andrea Pámanes, secretaria del ayuntamiento, también acusó a Pezina de misógino: “Orden, regidor. Le voy a pedir que reconsidere sus palabras”. Y ahí terminó la sesión. En entrevista posterior, Arellanes estalló contra Pezina Cruz: “Son palabras que no pueden venir de un representante popular. No es posible que manifestaciones tan retrógradas se den aquí". Esta tarde, la alcadesa hizo un recorrido de medios para anunciar el operativo de tránsito previo al partido de futbol entre Tigres y Rayados, el sábado 1 de febrero en el estadio Tecnológico. En sus presentaciones, recordó el incidente con el regidor al que exigió una disculpa. “Pido que el señor ofrezca una disculpa pública y se retracte. No es posible que pueda pronunciar palabras así, misóginas, un representante popular”. En respuesta, el regidor priista concedió hoy mismo entrevistas en las que señaló que sus palabras fueron malinterpretadas pues, en realidad lo que quiso hacer, aseguró, fue halagar a las damas. “Fue un comentario trunco, no se me permitió terminarlo, pues era más bien en sentido de halago para las mujeres. Ahora sí que como decía un panista en tiempos de (Vcente) Fox: 'Lo que el señor quiso decir' es que no debe ser el género el que determine el crecimiento de un individuo. Pero el comentario fue sesgado en un sentido un tanto perverso”, argumentó Arturo Pezina.

Comentarios