Quedarán impunes más de 2 mil delitos cometidos en Morelos

jueves, 9 de enero de 2014
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Más de 2 mil delitos cometidos en el viejo sistema de justicia penal quedarán en la impunidad, luego de que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), junto con la Procuraduría local, decretó la prescripción en igual número de averiguaciones y expedientes penales rezagados. Al dar a conocer los resultados del Programa de Depuración de Procesos Penales en el viejo sistema de justicia, la presidenta del TSJ, Nadia Luz Lara Chávez, anunció que revisaron 4 mil 693 asuntos para saber el estado procesal de cada uno ellos. En la revisión, se encontraron dos casos que ilustran la calidad de la justicia en Morelos. La directora de la Defensoría Pública de Oficio, Mirta Sagrario, narró que encontraron a dos hombres recluidos en la cárcel quienes ya habían duplicado la pena impuesta. Por ejemplo, mencionó, un hombre acusado de violación pasó 16 años sin que le dictaran sentencia; en el análisis del caso, determinaron que debió haber estado sólo ocho años recluido, y de inmediato se le dictó el auto de libertad, dijo la funcionaria estatal. El argumento para casos como este es que los procesados no se desistían de diligencias, lo que alargaba los juicios, pero descartó que haya sido por omisión de los juzgadores o fallas del sistema de justicia. El TSJ determinó la prescripción de la acción penal en un total de 2 mil 288 asuntos, es decir, en 594 causas penales se determinó la prescripción de la potestad ejecutiva (la extinción de la acción penal por el transcurso del tiempo para condenar a alguien que cometió un delito), y en mil 694 expedientes se decretó la prescripción de la pretensión punitiva (la falta de impulso procesal, aseguramiento, ejecución de órdenes de aprehensión y presentación de inculpados). Ello significa que casi 50% de los asuntos revisados –se incluyen averiguaciones previas y causa penales contra exservidores públicos-- quedaran en la impunidad, sin una sentencia a los culpables de los delitos cometidos en el sistema inquisitorio. La depuración consideró también 283 sentencias, de las cuales 57 fueron absolutorias y 241 condenatorias. Desde hace cinco años se implementó en Morelos el sistema de justicia penal adversarial y paulatinamente ha dejado de funcionar el inquisitorio. En diciembre pasado, el Instituto para la Economía y la Paz difundió que Morelos tiene la peor calificación en valor de eficiencia del sistema judicial del país, con 94% de los homicidios impunes. El documento destaca que el impacto del aumento de la violencia sobre el sistema judicial puede apreciarse en los cambios en el indicador de encarcelamiento y en las tendencias del indicador del sistema judicial. El indicador de encarcelamiento mide la tasa de condenas en un año determinado, y no el número total de reclusos. Por consiguiente, no es el número total de reclusos el que ha bajado en los últimos 10 años, sino el número de personas que son sentenciadas para cumplir una condena en prisión. Uno de los resultados más asombrosos es que el indicador de eficiencia del sistema judicial ha bajado continuamente, aun cuando la delincuencia organizada y los delitos con violencia han disminuido poco a poco.

Comentarios