Inauguran en Chiapas "monumento a la corrupción e impunidad"

viernes, 10 de octubre de 2014
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., (apro).- Activistas inauguraron esta tarde el “monumento a la corrupción y la impunidad”, al instalar una placa en el busto del exgobernador Juan Sabines, en repudio porque a casi dos años del fin de su gestión, aún no ha sido llamado a comparecer él o sus colaboradores para que expliquen la ruina en que dejaron las finanzas estatales. Integrantes de Todos somos Tuxtla y Creciendo Juntos por Chiapas, así como de otras organizaciones, se concentraron hoy en el Centro de Convivencia Infantil, localizado al norte-oriente de esta capital, donde se encuentra un busto de Sabines Guerrero. Ahí, los ciudadanos develaron una placa “en memoria a la corrupción y la impunidad que se han gestado por décadas en el territorio chiapaneco. ¡Basta ya de abusos, nepotismo, dedazos, represión, negligencia y saqueo! Atentamente: El Pueblo Chiapaneco Libre, a los 10 días de octubre de 2014”. Francisco Gordillo, de Todos somos Tuxtla, señaló que la corrupción que imperó en el sexenio de Sabines “sigue provocando secuelas en la entidad, como que la pobreza sigue presente y creciendo, y sobre todo porque Chiapas es uno de los estados más endeudados a nivel nacional. “Esto (la instalación de la placa) es testimonio de un acto de reprobación que nos avergüenza y que además nos afecta”, dijo Gordillo Gordillo. Rafael Jiménez Arechar, del movimiento Creciendo Juntos por Chiapas, denunció que Sabines y sus colaboradores “se llevaron unos 16 mil millones de pesos, lo que podría corresponder al presupuesto de un año para los chiapanecos”. En la historia de los gobernadores de la entidad, desde 1828, Sabines Guerrero, que gobernó del 2007 al 2012, “fue el más corrupto de su historia, pues cometió el mayor fraude a todos los chiapanecos con sus falsas ciudades rurales, con su falsa producción de biodiesel y con la construcción de la Torre Chiapas”. También dijo que no sólo sus exasesores Nemesio Ponce Sánchez y Mauricio Perkins Cardoso deben ser llamados a cuentas, también los que siguen incrustados en el aparato de gobierno de Velasco Coello, como Manuel Burgos García, quien es titular del Centro Estatal de Control y Confianza para certificar a cuerpos policiacos estatales y municipales. Alejandro Sánchez Trujillo, un empresario que llegó por su cuenta al acto, pidió al gobierno municipal y estatal respetar esta placa que declara “monumento a la corrupción” el busto de Sabines. Un busto más, que se localizaba en el parque recreativo de Caña Hueca, ya fue derribado por los tuxtlecos. Henry Ruiz Alegría, del Movimiento Ciudadano en Defensa del Agua de Tuxtla Gutiérrez, dijo que con la declaración de este “monumento a la corrupción y la impunidad”, los chiapanecos no deben borrar de su memoria el sexenio de mayor corrupción para que éste no se vuelva a repetir.

Comentarios