También en Silao, policías coludidos con la delincuencia

domingo, 12 de octubre de 2014
SILAO, Gto. (proceso.com.mx).- Ciudadanos silaoenses salieron este día al jardín principal para protestar por la inseguridad prevaleciente en este municipio donde, acusaron, policías preventivos están coludidos con la delincuencia que opera en la región, hechos de los que tiene conocimiento desde hace tiempo el propio presidente municipal, Benjamín Solís Arzola. Ofelia Hernández Pastrana, una exagente de la Policía Municipal, dijo haber sido asignada al área de investigación, desde donde reportó en su momento al exalcalde Juan Tovar y al actual presidente municipal Benjamín Solís Arzola la colusión de comandantes de la corporación con las bandas que se dedican al robo de combustible en los ductos de Pemex que pasan por esta zona, los “guachicoleros”. De acuerdo con la denuncia de la agente, el exalcalde panista y el actual presidente emanado del PRI le respondían que en Silao “no pasa nada”, y ella fue despedida. “Estoy amenazada por un comandante, dicen que es caballero templario… no me fui, yo estoy exponiendo a mi familia en este momento… yo lo hago responsable y voy a dar su nombre: José Ángel Perales Rangel”, denunció públicamente la exagente, al señalar que éste y otros comandantes reciben cientos de miles de pesos por “cuidar” las actividades ilícitas y los puntos de extracción ilegal de combustible por parte de los guachicoleros. Ofelia estuvo durante 13 años en servicio. En el 2013, la encomendaron al área de investigación e inteligencia, y en esta actividad fue donde se informó que en comunidades como La Maraña, Los Rosales, Bonilla, los comandantes custodian las camionetas de los guachicoleros, de lo cual informó a Juan Tovar y al actual presidente Solís Arzola. Dijo que de esto hay constancias por escrito que fueron entregadas a Solís Arzola. “Y así me dijo, que en Silao no pasa nada”, reiteró. “¡No más violencia! Queremos un Silao con libre expresión”, fueron algunos de los mensajes escritos en las cartulinas que alrededor de 200 ciudadanos de todas edades colocaron alrededor del quiosco del jardín principal, en alusión a la agresión sufrida el 4 de septiembre por la reportera de El Heraldo en esta ciudad, Karla Silva Guerrero, tras amenazas vertidas por funcionarios municipales. Otros ciudadanos se quejaron del robo a comercio en la zona centro, y reclamaron que desde hace tiempo ya no se ven policías vigilando esta área, y que hoy mientras se desarrollaba la manifestación, había varios vigilando el desarrollo de la misma frente al jardín principal. “Gente que ha sido asaltada, robados nuestros negocios. Estamos aquí los que queremos estar, no hay ningún político atrás. Que oiga el pueblo, porque somos nosotros mismos; golpearon a una compañera de ustedes y estuvimos presentes –gritó una señora dirigiéndose a los reporteros-; han robado los comercios del centro, han sido golpeadas personas mayores de edad. Los policías están coludidos, el gobierno sabe quiénes son, están de acuerdo con los mismos ladrones, le dan la mochada”, reclamó. La mujer también reclamó al alcalde Solís Arzola que se niegue “a dar la cara al pueblo” y que sea su secretario particular quien atienda a los ciudadanos que acuden para hacer alguna gestión directamente a su oficina. Los silaoenses también expusieron que ya tienen temor de salir de sus casas por la noche, y que sus hijos tampoco pueden “salir a dar la vuelta” porque les arrebatan los celulares y son golpeados por delincuentes “que los policías saben quiénes son”. Durante la protesta, los ciudadanos exigieron la renuncia del alcalde Solís Arzola.

Comentarios