Denuncian violencia de grupo paramilitar en Los Chimalapas

lunes, 13 de octubre de 2014
OAXACA, Oax. (apro).- Los Chimalapas enfrentan ahora tres amenazas: la expedición de concesiones mineras, la posible construcción de una “micro” hidroeléctrica y la aparición de un grupo paramilitar denominado “Ejército Chamula”. En una denuncia pública, el Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas (Cndycch), advirtió de esas nuevas amenazas a esa bio región, mismas que se llevan a cabo con el aval del gobierno federal, la complicidad del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y la “indiferencia, incapacidad y corrupción” de la administración de Gabino Cué. La red de ambientalistas, intelectuales y artistas refirió que estos hechos se suman a la permanente situación de tensión sociopolítica y de “destrucción hormiga” de selvas, bosques de niebla y templados que sigue presentándose en la porción oriente del territorio comunal zoque de Los Chimalapas. El documento, avalado por Luis Bustamante Valencia y Miguel Ángel García, coordinador nacional y regional del Cndycch, detalla estas amenazas. La primera de ellas corresponde a la aparición de un grupo de corte paramilitar, el “Ejército Chamula”, presuntamente bajo las órdenes del pseudo-ambientalista Carmen Ariel Gómez Jiménez, supuesto propietario del predio Los Ocotones, donde con apoyo de autoridades ambientales (Conanp-Conafor) y del gobierno de Chiapas ha construido un proyecto de supuesto “ecoturismo”. Es por ello que comuneros de las congregaciones de Chocomanatlán, Nuevo San Juan, Pilar Espinosa y Río Frío se encuentran en alerta roja, pues los integrantes del Ejército Chamula, armados con escopetas y armas de alto poder, se han asentado en el paraje Nuevo San Andrés y son encabezados por Miguel López López y Antonio Jiménez Luna o Rubén Jiménez Luna, identificados como secuaces de Gómez Jiménez. Incluso, los paramilitares ya invadieron el rancho El Tule, localizado en el vecino municipio de Cintalapa, desalojando a balazos a sus ocupantes y causando la muerte de una persona. Además, amenazaron con invadir definitivamente territorio comunal chimalapa, según publicó el portal Chiapas Paralelo. Un peligro más que enfrenta Los Chimalapas es la expedición de dos concesiones mineras otorgadas por la Secretaría de Economía, con los números 231753, 225472 y 232208 (con yacimientos de puzolana, cobre, plata y oro), ubicadas en la porción sureste del territorio comunal, en el límite de San Miguel Chimalapa con el municipio de Zanatepec. Los quejosos explicaron que una mina se encuentra totalmente dentro de la congregación La Cristalina –también conocida como 5 de Noviembre–, zona donde se ubica la cabecera del río Ostuta, cubierta de selva baja caducifolia y subcaducifolia y selva mediana. No obstante, aclararon que si bien las concesiones aún no han pasado a la fase de explotación, hay información de que las actuales autoridades comunales y municipales de San Miguel Chimalapa, azuzadas por el exalcalde José Medel, han iniciado una activa campaña de desinformación y de presión entre comuneros y congregaciones para que se apruebe la explotación de los filones, contando inclusive con el apoyo de la delegación de la Procuraduría Agraria de Matías Romero. Lo paradójico es que mientras las autoridades locales aprueban la extracción minera, por otro lado bloquean la autorización para el aprovechamiento sustentable de resina en las congregaciones de Benito Juárez y San Antonio. Una última amenaza la representa la posible construcción de una “micro” hidroeléctrica dentro del territorio de Santa María Chimalapa. Los integrantes del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas consideraron que el impacto, tanto de todas las obras complementarias, entre ellas la apertura de brechas y construcción de puentes de acceso, como la colonización descontrolada y ganaderización que se generarían al interior de la selva, sería brutal e irreversible. Ambas zonas, amenazadas por estos proyectos –minas e hidroeléctrica– están consideradas por expertos ambientalistas como de “diversidad alfa”, es decir, con alta presencia de especies endémicas y en riesgo de extinción. Finalmente reiteraron, en el marco del Día de la Resistencia Indígena, Negra y Popular conmemorado ayer, su exigencia de que todas las instancias de los gobiernos federal, de Oaxaca y de Chiapas respeten los inalienables derechos del pueblo zoque, relativos a la tierra, territorio, manejo, uso y resguardo de los bienes naturales, y a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado sobre proyectos a impulsar en Los Chimalapas.

Comentarios