Tres menores de 12, 10 y 7 años abusan sexualmente de una niña de 10

miércoles, 15 de octubre de 2014
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- Los padres de una niña de 10 años acusaron a tres niños de 12, 10 y siete años de abusar sexualmente de su hija, el pasado lunes 13 alrededor de las 20:00 horas. Según la denuncia presentada ante la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Nuevo Casas Grandes, los niños le desgarraron la ropa a la menor y le hicieron tocamientos en sus genitales, en la banca de un parque en el fraccionamiento Colinas del Sur. Los papás de la afectada se enteraron de la situación porque dos amigas de ésta les avisaron que unos niños le arrancaron los botones de la blusa a su hija y se le subieron encima. Una vecina del parque rescató a la menor de los victimarios y cuando la madre llegó, ya se encontraba a salvo. La niña identificó a sus agresores y sabe dónde viven pero no han sido localizados. La familia llamó a agentes de la Policía Municipal y posteriormente interpuso la denuncia ante la Fiscalía General del estado. Los agentes intentaron localizar a los acusados pero no dieron con su paradero. Consignan a maestro por abusar de alumna En esa misma ciudad, el profesor de primaria Ignacio Isidoro Ríos Rivera fue vinculado a proceso ayer por presunta violación agravada en contra de una exalumna de 11 años, quien aseguraba que era su “novia”. El docente fue acusado de violación agravada en contra de la menor, de quien abusó sexualmente en varias ocasiones. El juez de Garantía en Nuevo Casas Grandes consideró que hay elementos suficientes para procesar al maestro y, por tratarse de un delito grave, permanecerá en prisión en esa misma ciudad, de acuerdo con la causa penal 103/2014. Ríos Rivera, de 34 años, era maestro de sexto grado en la escuela Ford de la colonia Héroes de la Reforma en Nuevo Casas Grandes. La niña comentaba con sus compañeras que era “novia” del profesor. En una ocasión que ella no fue a dormir a su casa, sus padres denunciaron el hecho ante la Fiscalía General del estado y al localizarla, le hicieron una revisión médica. La menor no presentaba signos de violación pero tenía huellas de actividad sexual anterior, según el Ministerio Público. La niña aceptó que era “novia” del profe Chilo, como lo identificaban en la escuela. Previamente y para evadir la acción de la justicia, Ríos Rivera pidió un permiso de dos meses que venció en mayo pasado. Luego tramitó un segundo permiso que venció en julio y posteriormente solicitó su cambio a Ciudad Juárez, por lo que en septiembre empezó a dar clases en esa frontera. El profesor trabajaba actualmente en Juárez y daba clases en segundo grado en la primaria “José Soto Ruiz”.

Comentarios